¿Desaparecerán las sucursales bancarias?

Europa y Estados Unidos oficinas bancarias

La crisis, pero más aún la revolución tecnológica, ha afectado de sobremanera a la industria de la banca. Son muchos los expertos que indican que las sucursales bancarias desaparecerán de igual manera que desparecieron las cabinas telefónicas. Pero, en este contexto, ¿Cómo ha evolucionado el número de sucursales bancarias en el mundo?

La evolución del número de sucursales bancarias no ha sido igual en todos los países. Los países menos desarrollados han experimentado un aumento notable del número de sucursales bancarias por cada 100.000 habitantes. Por su parte, los países más avanzados, principalmente en Europa, han reducido el número de sucursales bancarias.

Así, en países como Perú, Ecuador o Bolivia se ha experimentado un aumento, aunque paulatino, en el número de sucursales bancarias. Pero es Colombia el país que más destaca. No solo en América Latina, sino en todo el mundo. Por eso, dicho sea de paso, merece un trato aparte.

NOTA: San Marino se excluye del análisis por su escasa población, apenas 30.000 habitantes.

Los 10 países con más sucursales bancarias por habitante

Aunque el número de oficinas bancarias en países avanzados no para de reducirse, aún existen muchos países en niveles superiores a la media de la OCDE. En su mayoría, países europeos.

La media de la OCDE se sitúa en 22 sucursales bancarias por cada 100.000 habitantes. En contraste, países como España o Bulgaria doblan con creces este número. Todo sea dicho, estados com Luxemburgo o Suiza, por aquello de que son paraísos fiscales, quizás tienen más justificado este hecho.

No obstante, y a pesar de lo anterior, la reducción ha sido notable —en torno a un 25% en Luxemburgo y Suiza durante la crisis—. España, por su parte, ha sufrido una reducción superior al 40% en el número de oficinas bancarias existentes.

Comparando a Estados Unidos y a Europa como zonas de referencia a nivel mundial, la reducción queda plasmada de manera clara. En especial en Europa. Pasando de 34 sucursales en 2009, a 24 en 2016.

Lo cual deja claro que los efectos de la última crisis han sido muy diferentes en Estados Unidos y Europa.

El caso de Colombia: 276 sucursales por cada 100.000 habitantes

El caso de Colombia es muy llamativo. Tanto, que resulta sorprendente la escasa información que existe al respecto. La población de Colombia no ha parado de crecer. Así, el espectacular aumento de esta ratio no tiene que ver con una reducción de la población.

Llama también la atención que los países vecinos no hayan experimentado un aumento ni parecido. ¿Qué ocurre entonces en Colombia? ¿Por qué hay tantas sucursales bancarias?

Este curioso dato tiene que ver con la contabilización que realiza el Banco Mundial como sucursal bancaria. En realidad, si contamos solo las oficinas, Colombia tendría unas 12 sucursales bancarias por cada 100.000 habitantes. Lo que cambia todo es la figura del corresponsal bancario.

En Colombia se ha desarrollado mucho este tipo de servicio. Supongamos, por ejemplo, un pequeño supermercado. Este pequeño supermercado firma un acuerdo con un determinado banco. Gracias a esto, el supermercado puede ofrecer servicios básicos como pago de facturas o, retiradas de efectivo. Todo ello, sin necesidad de asistir a una oficina bancaria.

El futuro de las sucursales bancarias

Cuando hablamos de la reducción de sucursales bancarias, nos referimos, en general, a los países avanzados. El punto de referencia lo establece la media de la OCDE situada en 22 sucursales bancarias por cada 100.000 habitantes. Al menos, eso sí, a corto plazo.

¿Por qué a corto plazo? Porque a largo plazo, tal como dicta el último informe de la consultora pwc, la tendencia de la banca tradicional se encamina hacia la desaparición.

Esta tendencia, no tiene que ver únicamente con un tema de costes. Evidentemente, una aplicación para gestionar los servicios bancarios tradicionales es mucho más barata que mantener una oficina abierta en cada barrio. Sin embargo, la reducción tiene que ver con el cambio en los hábitos de los clientes.
El acelerado ritmo de vida, el aumento del conocimiento en nuevas tecnologías y el no menos importante aumento en la formación financiera de los clientes, permite que la tendencia se mantenga y se acelere con el tiempo.
En conclusión, la tendencia a la reducción de oficinas bancarias, parece imparable. ¿Desaparecerán por completo las sucursales bancarias?  Eso solo el tiempo lo dirá. Pero lo que queda claro es que, cada vez, se precisa menos de los servicios bancarios presenciales. Ya no es una cuestión de oferta, sino más bien de demanda. Dicho en otras palabras, no es una cuestión de que los bancos quieran reducir costes porque sí. Los bancos tienen que reducir costes porque ya no tiene sentido cobrar a sus clientes por servicios que ellos mismos no demandan.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario

HERRAMIENTAS

LO MÁS LEÍDO DEL MES

DEFINICIONES DE ECONOMÍA