Línea de descuento

Una línea de descuento es una operación financiera donde un banco se compromete a adelantar a un cliente un crédito comercial concedido por este a un tercero.

El banco adelantará al cliente un importe inferior al valor del crédito comercial. Esa diferencia resulta de los intereses, comisiones y demás gastos repercutidos sobre el cliente por la operación. Por lo que cuantos mayores sean estos gastos, menor importe recibirá el cliente del banco. El beneficio del banco se basa en abonar menos cantidad al cliente de lo que va a recibir del tercero.

La línea de descuento es un tipo de operación que aporta una elevada funcionalidad a las empresas hoy en día. Les permite transformar un crédito comercial que vence dentro de varios meses en liquidez inmediata y gestionar posibles desajustes en la tesorería.

Factores a tener en cuenta en una línea de descuento

Estos son los principales factores a tener en cuenta en una línea de descuento:

  • Cambio del derecho de cobro: Cuando la entidad financiera descuenta el crédito a un cliente obtiene el derecho a reclamar el crédito al tercero en lugar del cliente. Es decir, el banco se convierte en el acreedor del crédito frente al tercero.
  • Intereses y comisiones: El cliente pagará unos intereses en función del capital anticipado y del vencimiento del crédito comercial. Además, en la relación banco-cliente se pueden establecer otro tipo de gastos que repercutan sobre el cliente. Estos costes pueden ser: comisiones de gestión, comisión por impago, gastos de notaria, etc.
  • Avales: La entidad financiera puede pedirle al cliente que aporte avales para concederle el descuento. La finalidad de esto es intentar asegurar el pago del crédito en caso de impago del tercero.
  • Vencimiento de la línea de descuento: Es un elemento muy importante. Cuando llegue el día del vencimiento, el banco exigirá el pago de la deuda al tercero. Si se niega a realizar el pago, la entidad financiera se encontrara ante un problema. En este caso, el banco exigirá (como norma general)  al cliente que abrió la línea de crédito, que realice el pago.
  • Análisis de riesgo: La entidad financiera llevará a cabo un análisis exhaustivo del riesgo de impago dado la naturaleza de la operación. Antes de conceder el descuento, el banco deberá asegurarse de que el crédito va a ser pagado. Por ello, el tipo de interés de la operación dependerá del riesgo de impago que conciba el banco.

Cálculo matemático del descuento en una línea de descuento

Para el cálculo del importe descontado, el banco usará la ley de descuento simple comercial. Esta ley establece que los descuentos son proporcionales a la duración del descuento y al capital que se anticipa. Matemáticamente, el factor de descuento que aplica la entidad financiera al crédito a descontar es:

D(n)=1-d*n

Donde:

d: Es la tasa de descuento o el tipo de interés aplicado por el banco.

n: Es el vencimiento del crédito, que se suele dar en días, usando una base anual de 360 días.

Por lo tanto, multiplicando ese factor de descuento por el importe a descontar obtendremos la cantidad percibida por el cliente.

Ejemplo de una línea de descuento

Imaginemos que una empresa concede un crédito comercial a un cliente de 50.000 dólares con vencimiento a 120 días. Y la empresa, dado sus necesidades de liquidez, acude a descontarlo a una entidad financiera. La entidad financiera accede a concederle el descuento pero con un tipo de interés del 5%. Veamos el resultado de la operación:

Si calculamos el factor de descuento como se ha definido anteriormente:

D(n)=1-0.05*(120/360)=0.983

Si aplicamos este factor de descuento sobre el importe a descontar:

50.000*0.983=49.150

Por lo tanto, el banco nos anticipará 850 dólares menos del valor del crédito inicial a descontar.

 

 

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario