Propiedad industrial

La propiedad industrial engloba el conjunto de derechos que un individuo o una sociedad tienen sobre una marca, un diseño, una creación o una invención. Mediante los mismos es posible que defienda y controle sus intereses y regule su explotación económica.

Mediante una serie de derechos adquiridos y formalmente organizados en las legislaciones de cada territorio, la propiedad industrial da la posibilidad de proteger y controlar creaciones inmateriales con fines industriales y empresariales.

En el nivel más básico, la manera principal de encontrar este tipo de propiedad en el día es a través del registro oficial de patentes, marcas y otros elementos industriales por parte de individuos y sociedades mercantiles, principalmente.

Los derechos de propiedad industrial y su legislación son relativamente recientes en el ámbito económico, debido especialmente a la proliferación de nuevos mercados y el desarrollo de las tecnologías a nivel global.

Por eso mismo y gracias a la gran cantidad de derechos que engloba, el estudio del concepto de propiedad industrial experimenta en todo momento cambios atendiendo a la gran cantidad de ámbitos industriales y económicos que son susceptibles de atención.

Características de la propiedad industrial

El concepto de propiedad industrial supone el otorgamiento a una persona física o jurídica de diversos derechos sobre lo protegido:

  • El poseedor tiene el poder y la capacidad legal para dar el uso escogido a su bien y con vistas a su explotación empresarial presente o futuro
  • En el caso de llevar a cabo la búsqueda de beneficio por parte del dueño, este tiene una posición dominante y monopolística en el mercado al ser el único poseedor
  • Permite ceder temporalmente la explotación del bien protegido a un tercero, a modo de licencia.
  • Alternativamente la posesión de los derechos indicados supone la existencia de deberes: cuotas o tasas de patente, obligación de explotación en un determinado periodo de tiempo, caducidad de la exclusividad…
  • A menudo la propiedad industrial actúa de manera estatal y/o comunitaria, siendo regulada por las legislaciones de aquellos países donde se declaran o registran

Campos principales de los derechos de propiedad industrial

Existe una serie de ámbitos en los que la propiedad industrial es especialmente importante:

  • Elementos distintivos corporativos, como los nombres comerciales, marcas, logotipos, eslóganes, etc.
  • Invenciones o creaciones industriales, entre los que destaca el papel de las patentes o las recetas y composiciones de alimentos, bebidas o medicamentos
  • En el ámbito tecnológico y de las comunicaciones han aparecido múltiples ejemplos como es el caso de los dominios web o los contenidos de carácter digital

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario