Se denomina ahorro forzoso a aquel que se destina mediante un poder coercitivo o ley a sufragar ahora o en el futuro ciertas necesidades, privándose en la actualidad de hacer uso de esos fondos para consumo.

El ahorro forzoso es como se denominan a aquellos recursos que de forma obligada debe destinarse a una función o necesidad, generalmente destinado a cubrir cotizaciones sociales y de pensiones. Por ejemplo, las contribuciones y seguros sociales serían parte del ahorro forzoso, ya que el estado o alguna organización obliga a destinar parte de los recursos personales a contribuir solidariamente con los seguros sociales.

El ahorro forzoso puede ser de carácter legal o voluntario, pero con disponibilidad actual restringida. Así, de carácter legal serían todos los impuestos (en realidad, cotizaciones sociales para el día de mañana tener una pensión pública) pagados en la nómina, indemnizaciones y similares; mientras que ahorro forzoso privado son aquellos productos contratados bien por el individuo o bien un tercero en beneficio del primero. Por ejemplo, los planes de pensiones serían un producto de ahorro forzoso ya que se realizan aportaciones para en el futuro cobrar una renta, pero que sin embargo no se puede disponer de él salvo en contadas y fundadas circunstancias, como situación de vulnerabilidad.

Ejemplos de ahorro forzoso

Otro ejemplo claro es el sistema de indemnizaciones de ciertos países y empresas, que aportan una parte de su salario a una entidad bancaria pero que no podrán disponer hasta la jubilación o en caso de despido. Este concepto es conocido como mochila austríaca.

Un rasgo característico de este tipo de ahorro es que aunque el individuo está obligado a realizar la aportación o un tercero la realiza por él, esos recursos son de su patrimonio, nadie le retira la propiedad si no el usufructo actual.

El ahorro forzoso se ha extendido en los últimos años como forma de mejorar las condiciones de los ahorrados y trabajadores para que dispongan de recursos en el futuro y no se queden en una situación desmejorada, a la vez que alivian a las organizaciones, públicas o privadas, de altos costes en caso de retirada anticipada.

En el caso de las pensiones públicas, el ahorro va destinado a cuando la persona se jubile, tener derecho a una pensión, aunque en la práctica es un sistema solidario en el que los trabajadores actuales financian a las personas que ya están fuera del mercado laboral.