En economía existen dos significados de la palabra amortización, según se use desde un punto de vista económico-contable y desde un punto de vista financiero. Dicho de otra manera, una sirve para amortizar activos y otra para amortizar pasivos.

A continuación vamos a ver la diferencia entre la amortización financiera y la contable:

1. La amortización contable o económica: Cuando una empresa compra un activo, lo utiliza durante una vida útil concreta (por ejemplo una furgoneta que dura diez años) y por ello trata de distribuir el gasto de esa furgoneta en los diez años.

Podemos entender amortización contable como la reserva de dinero que va acumulando año a año con el fin de recuperar la inversión inicial antes de que deje de poder ser utilizado por llegar al final de su vida útil. Con dicha reserva, la empresa podrá hacer frente a la inversión que supondrá el deshacerse de la máquina actual y adquirir una nueva que la sustituya, una vez que la máquina actual deje de ser útil o de funcionar.

Debemos distinguir, para entender este concepto de manera completa, la diferencia entre la amortización y la amortización acumulada, (diferencia contable).

  • La amortización es una cuenta de gasto que se utiliza con el fin de repartir la pérdida del valor del bien comprado entre todos los ejercicios en el que éste va a ser utilizado, en vez de declarar una pérdida enorme al final de su vida útil, es decir, refleja las pérdidas de valor de nuestra máquina año a año.
  • La lógica de esta práctica es que aunque un bien deje de ser útil en un momento dado (por ejemplo una máquina industrial), no sólo pierde valor ese año, si fuera imputado todo en un solo ejercicio se distorsionarían las cuentas de la empresa, ya que arrojarían unos gastos enormes que en realidad se deben repartir entre todos los ejercicios en los que esta esté produciendo, ya que se deprecia progresivamente.
  • La amortización acumulada es una cuenta de activo que minora el valor del bien al que está vinculada (aparece en negativo), en ella se suman las amortizaciones de todos los ejercicios, que pueden ser consideradas también como la pérdida de valor gradual del bien en función de su proximidad al final de su vida útil. De esta forma si al valor de nuestra máquina le restamos el valor de la amortización acumulada, se obtiene el valor contable de la misma en cada ejercicio, (año a año será menor).

Como dato curioso la amortización que se ha de asignar a cada ejercicio puede ser calculada de múltiples formas (método lineal, de números dígitos…) y las empresas tienen ciertas limitaciones legales a la hora de elegir entre unos métodos y otros.

 2. La amortización financiera: se refiere a la parte de la cuota a pagar por un préstamo que se corresponde con el principal (la cantidad de dinero solicitada), ya que al pagar una cuota por un préstamo, una parte es amortización (pago del principal) y otra es un gasto financiero (pago de intereses).

Cuota = Principal + Interés

Ejemplo

Imaginemos que has solicitado un préstamo al banco por valor de 10.000 € (principal), y en el mes actual te toca pagar una cuota al banco de 1.000 €, de los cuales 800 € corresponden al pago del principal (amortización del principal) y 200 € al pago de intereses. Esto significa que el valor del principal que sigues debiendo al banco pasará a ser 9.200 € (10.000 – 800), y los otros 200 € del pago de la cuota serían el gasto financiero. En conclusión habrías amortizado 800 €.