Los derechos de propiedad intelectual son aquellos que corresponden a los autores y a otros titulares (artistas, productores, organismos de radio fusión, etc.) respecto de las obras y servicios fruto de su creación.

Los derechos de propiedad intelectual son otorgados por el Estado y facultan al titular para evitar que cualquier persona tenga acceso o haga uso de su propiedad sin su consentimiento.

Sujetos de derechos de propiedad intelectual

Por ejemplo, de acuerdo a la legislación española, se considera autor a la persona que crea alguna obra literaria, artística o científica. Los derechos se aplican a todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas.

A continuación mostramos ejemplos de sujetos de propiedad intelectual:

  • Artistas intérpretes o ejecutantes.
  • Productores de fonogramas.
  • Productores de grabaciones audiovisuales.
  • Entidades de radiodifusión.
  • Creadores de fotografías.
  • Protección de determinadas producciones editoriales.

Tipos de derechos de propiedad intelectual

  • Derechos morales: entre estos derechos se destaca el derecho a ser reconocido como autor de una obra y el de poder exigir que esta no sea alterada. Los derechos morales son irrenunciables e inalienables y pertenecen al autor durante toda su vida.
  • Derechos de carácter patrimonial: se refieren a los derechos a explotar una obra y a ser compensado cuando un tercero utiliza la utiliza.

Lógica económica de los derechos de propiedad intelectual

Los derechos de propiedad intelectual corresponden en la práctica, a la concesión de un monopolio en favor del inventor o creador. En efecto, los derechos permiten que el inventor pueda excluir a otros de la fabricación o venta del producto o proceso protegido capturando todas las rentas de la venta del producto o servicio.

¿Por qué otorga un monopolio? La idea es incentivar nuevas invenciones y que estas sean compartidas en un futuro. Para que los inventores sigan interesados en crear nuevos productos, servicios o procesos deben obtener ganancias de sus invenciones, es decir, que su esfuerzo se vea recompensado.

Si no existen derechos de propiedad cualquiera podrá copiar su invento y los autores no podrán captar las rentas que le corresponden. Los derechos de propiedad intelectual vienen a solucionar este problema ya que el autor obtendrá ganancias monopólicas durante un período de tiempo para que luego, una vez expirado el derecho, otros puedan copiar y explotar su invento.