Las Estrategias de precio son líneas a seguir por las empresas a la hora de diseñar sus estrategias de marketing tomando como referencia el precio de los productos que ofrecen al mercado. Gracias a una serie de principios y prácticas las firmas buscan cumplir sus expectativas comerciales a la vez que persiguen un buen posicionamiento de su marca.

A efectos prácticos, podría decirse que las estrategias de precio se engloban en la asignación de recursos relacionados del marketing que realiza una empresa a la hora de variar los precios de sus bienes o servicios. Mediante este tipo de prácticas pertenecientes a su Plan de marketinglas firmas tratan de dar una imagen al mercado y a los clientes que pueda mantenerse y recordarse con el tiempo.

Las estrategias de precios más comunes se basan en la fijación de precios a diferentes niveles: menores, mayores o iguales a los precios de mercado dependiendo de la intención inicial y la imagen que quiera trasladar.

Según este criterio, las estrategias que se pueden elegir en términos de precio son:

  • Penetración: Con precios por debajo del valor de mercado con el objetivo de crear atracción y estimular al cliente a elegir el producto. Es muy habitual en productos de nuevo lanzamiento.
  • Alineamiento: Es la forma más sencilla debido a que el bien o servicio que entra en el mercado lo hace con un precio similar al de sus competidores y dentro del valor que los clientes le dan.
  • Selección: En esta estrategia se ofrece un producto con precio superior al de mercado, y del cual los consumidores tienen un valor otorgado muy superior. Los artículos de lujo o exclusivos suelen estar promocionados mediante de este tipo de práctica de marketing.

Dentro de este esquema de estrategias básico, las empresas tiene la posibilidad de desarrollar múltiples variantes a la hora de establecer sus precios. No hay que olvidar que la principal finalidad de este tipo de mecanismos de marketing es la consecución de objetivos o, en otras palabras, aumentar su beneficio lo máximo posible.

Por otra parte, la elección de un tipo de estrategia de precios en particular no exige necesariamente su permanencia en el tiempo, ya que es posible alternar las diferentes posibilidades atendiendo a las fluctuaciones frecuentes del mercado en el que trabaje la firma.

La importancia de basar una estrategia de marketing en el precio es que esta variable del Marketing mix actúa principalmente en el corto plazo gracias a su flexibilidad. El precio es un parámetro que permite a la empresa actuar de manera rápida en su toma de decisiones, además de ser un indicador de calidad muy tenido en cuenta por el público.

Las estrategias de precio debe además funcionar de manera conjunta, en el sentido de que la fijación de los precios de los diferentes productos que ofrece una empresa debe diseñarse con cierto nivel de coherencia, ya que en muchas ocasiones estos son productos complementarios y su consumo suele ser simultáneo. Un ejemplo es el de una empresa que ofrezca productos de afeitado y fije el precio de las cuchillas muy por encima proporcionalmente del de su espuma de afeitar.