Siempre oímos que los bancos crean dinero y nos viene a la cabeza un banquero con una varita mágica y un gorro. Lo que no está tan alejado de la realidad, además, no solo es así como los bancos crean dinero, también realizan algo parecido a lo que hizo Jesucristo con los panes y los peces, es decir, de unos pocos hacer muchos.

El dinero que existe hoy en día en nuestras sociedades puede dividirse en dos tipos: por un lado está el dinero en efectivo (el dinero físico compuesto por billetes y monedas), y el dinero bancario (las anotaciones digitales como las que vemos en nuestra cuenta del banco).

El dinero en efectivo (monedas y billetes) sólo puede ser creado por la institución oficial encargada de ello, el banco central. El dinero bancario, en cambio, puede ser creado por la misma institución que fabrica los billetes y las monedas, pero también –y sobre todo– por los bancos privados. Gracias a su condición privilegiada de crear dinero a través de la emisión de su deuda en forma de depósitos, cuando prestan el dinero a un individuo comienzan un círculo de creación de dinero, acelerado por el efecto multiplicador del dinero.

¿Cómo lo crean?

Para que los bancos puedan obtener liquidez, el banco central del país les presta dinero. ¿Y en qué se basa el banco central para prestarle ese dinero? Básicamente en las inversiones a largo plazo del banco comercial. Por ejemplo, si un banco presta 200.000 euros para una hipoteca (lo que es una inversión del banco), el banco central le presta a ese banco aproximadamente esos 200.000 euros, creando ese dinero (“impreso” electrónicamente). Y además, el banco central refinanciará a corto plazo al banco tantas veces como sea necesario hasta que esa hipoteca sea pagada por el hipotecado.

Una vez el dinero está en manos de los ciudadanos, los bancos también lo pueden multiplicar. Vamos a ver un ejemplo sencillo de como los bancos multiplican el dinero, ilustrando cómo en una economía imaginaria, los bancos reciben 1.000 € y los convierten en más de 90.000€:

1. Pepe cobra su nómina y deposita 1.000€ en el Banco A.

2. El Banco A, está obligado por ley a mantener un porcentaje de ese depósito en las reservas líquidas del banco, una vez depositado puede prestar el resto del dinero.

El porcentaje del que hablo se llama coeficiente de caja. En la eurozona por ejemplo el porcentaje oscila entre el 0 y el 1%. En el ejemplo vamos a utilizar el 1%. Cuanto más bajo sea este porcentaje, mayor será el multiplicador de dinero.

Entonces en Banco A guarda el 1% de ese depósito en sus reservas, es decir, guarda 10€ y presta a una segunda persona (Fulanito) los 990 € restantes.

3. Fulanito le compra a una tercera persona (María) una moto por 900 euros, quedándose él con 90 €  para sus asuntos.

4. María guarda esos 900 € en el banco A.

5. El Banco A guarda los 9€ que tiene que depositar en reservas por ley y le presta a Carmen 891€.

6. Carmen decide dejar esos 891€ en el banco B.

Vamos a ver cuanto dinero existe ahora en esta economía, sin contar con el dinero que hay en las reservas de los bancos.

Pepe tiene 1.000 € en el banco A.

Fulanito tiene 90€ en el cajón de su casa.

María tiene 900€ en el banco B.

Carmen tiene 891€ en el Banco C.

En este momento hay un total de 2.881€ en la economía. Los bancos han creado 1.881 euros de los 1.000€ que Pepe ingresó.

Si siguiéramos desarrollando el ejemplo y el banco C prestara el dinero de Carmen y a su vez esa persona lo deposita en otro banco y así sucesivamente, suponiendo que cada persona retira el dinero del banco y directamente lo vuelve a ingresar en otro banco, como han hecho María y Carmen, cada crédito concedido tendría el potencial para dar otro pequeño crédito (crédito inicial menos el 1%), en una serie infinita decreciente y  de los 891€ de Carmen los bancos crearían 88.209 euros más (891/0,01 – 891).

Dinero creado: 1.881 + 88.209= 90.090 € !!!

De los 1.000 euros que ingresó Pepe, los bancos han creado otros 90.090€ que están en repartidos entre muchas personas.

La creación de dinero por parte de los bancos se debe a que los bancos no prestan en función del dinero que tienen, si no del que van a tener. En relación con el ejemplo, todo el dinero ha sido creado a partir de los 990 euros que el banco A le ha prestado a Fulanito y que éste ha pagado a María. Siendo la moto de Fulanito, el único activo real donde se apoya esta creación de dinero.

Así podemos ver como los bancos multiplican el dinero en función de la deuda. Esto funciona siempre y cuando Fulanito pague su deuda, ya que si no, el proceso se detendría. Esta es la parte impredecible del sistema de creación de dinero basado en la deuda.

Gráficamente queda de la siguiente manera:

como crean dinero los bancos