Los grupos de interés (en inglés stakeholders) son grupos de personas que tienen objetivos propios de manera que la consecución de estos, está vinculada con la actuación de la empresa.

Los objetivos de la empresa son el resultado de un proceso de negociación y ajuste entre los distintos grupos. El conflicto de objetivos entre grupos, aparece como consecuencia de la incompatibilidad de alcanzar las expectativas de todos ellos en los niveles deseados.

Mediante la negociación se alcanza un equilibrio, fijando un objetivo que trate de integrar el de todos. Supone que todos los grupos tienen igual poder decisorio y libertad para participar. En la práctica, la falta de alternativas condiciona la libertad. Como consecuencia, el grupo con mayor poder condiciona al resto de grupos, imponiendo sus objetivos.

El conflicto deriva de los siguientes motivos:

  • Los recursos de la empresa son escasos, difícilmente se atiende simultáneamente a los objetivos de los distintos grupos.
  • Si los grupos no se sienten satisfechos con los objetivos logrados, presionan a la dirección de la empresa.

Análisis estratégico de los grupos de interés (pasos)

1. Identificación de los grupos de interés y sus objetivos

Se distingue entre grupos de interés internos y externos:

  • Los Internos incluyen accionistas, directivos y trabajadores (empleados).
  • Los Externos a los clientes, proveedores, entidades financieras, sindicatos, comunidad local, organizaciones sociales, etc.

grupos de interés

También pueden clasificarse en primarios y secundarios:

  • Primarios, mantienen relaciones contractuales con la empresa.
  • Secundarios, influyen de manera menos formal.

Raramente la influencia se manifiesta en el nivel individual, se hace colectivamente al compartir intereses comunes.

Un mismo individuo puede pertenecer a más de un stakeholder, y sus intereses dependerán del momento.

2. Valoración de la importancia de cada grupo

Un mapa de stakeholders trata de identificar los principales grupos de interés en función de su importancia y posible impacto en los objetivos.

Depende de la presencia o no de 3 características relevantes:

  • El poder: Posibilidad real de imponer a los otros grupos los objetivos propios. Puede derivar tanto de la posición jerárquica, como de la capacidad de influencia.
  • La legitimidad: Percepción de que los objetivos de un grupo son deseables, se ajustan a las normas, valores, o creencias de un sistema social.
  • La urgencia: Interés de un grupo por influir para conseguir sus objetivos, lo que a su vez depende de la importancia que otorga a dicha consecución.

Escenarios en función de las características:

  1. Un grupo que reuniera las 3, sería crucial y determinante.
  2. Un grupo que no reuniera ninguna, no podría considerarse stakeholder.
  3. Como situaciones intermedias: grupos de interés latentes, de escasa relevancia y expectantes.

3. Implicaciones para la dirección empresarial

Se dará prioridad a aquellos objetivos asociados con los grupos más relevantes. El esfuerzo de la dirección por atender los objetivos de dichos grupos está orientado por dicha relevancia. Una misión de la dirección es la búsqueda del equilibrio entre los objetivos de distintos grupos.