La marca de empleador o employer branding son las señas de identidad de las empresas que atraen a los candidatos y lo que les motiva para que quieran trabajar en esa compañía y no en otra. Es un concepto de moda en el campo de los recursos humanos que está cambiando la forma de atraer talento y fidelizar trabajadores.

El employer branding trata de generar valor en la compañía para que los candidatos lleguen a ella sin tener que acudir a buscarlos. Una de las cuestiones de relieve en los procesos de selección actuales, es que ya no es la experiencia o formación específica lo más importante para seleccionar a un candidato, sino sus actitudes, valores y competencias. Por este motivo, también es importante que el aspirante se identifique con los valores y la política empresarial de la compañía, y esto lo llegará a conocer a través del employer branding.

¿Cómo se genera la marca de empleador (employer branding)?

  • Mejorar el posicionamiento en internet y trabajar las redes sociales corporativas

Contar con perfil actualizado en internet, Linkedin u otras redes sociales, fomentar las noticias publicadas sobre nuestra empresa, comentar y compartir noticias de nuestro sector… Además de contar con una web corporativa actualizada donde mostrar las líneas de negocio, políticas empresariales, por qué trabajar ahí y cómo enviar el CV.

  • Trabajar las políticas de responsabilidad corporativa, beneficios y conciliación

Identificar cómo estarán más a gusto nuestros empleados y tratar de promover un buen clima laboral. Se pasan muchas horas en el trabajo, por lo que estar motivado y a gusto, es clave para mejorar el rendimiento y la productividad y que eso se refleje en el resultado final de la compañía.

En este sentido, hablamos de conciliación de la vida laboral y personal con posibilidad de reducción de jornadas, turnos fijos, teletrabajo, flexibilidad de horarios… Así como, beneficios sociales; Seguro médico, ticket restaurant, guarderías, jornadas de convivencias, torneos deportivos y otras actividades que refuercen el trabajo en equipo, la solidaridad y permitan relacionarse a los compañeros en un ambiente más distendido.Una comunicación personalizada

  • Una comunicación personalizada

Todos los comunicados internos deben estar personalizados a nombre de cada trabajador, así como, dentro de un proceso de selección, enviar emails personalizados a cada candidato.  Hacerles sentir parte importante de la compañía y conocer sus nombres, les hace sentir mejor.

  • Transparencia y confianza

Mantener informados a los trabajadores de la marcha del negocio, si cumplen objetivos o no, si hay cambios en algún departamento o línea de negocio… Todo aquello que puedan y deban saber. No sólo refuerza el compromiso con la empresa, sino que les hace partícipes de tener que remar todos hacia el mismo lado y conociendo los objetivos que, entre todos, deben conseguir. Esto se puede conseguir a través de boletines informativos con las novedades, evaluaciones de desempeño periódicas y considerando las sugerencias que puedan hacer todos y cada uno de los empleados.

  • Los propios empleados son los mejores embajadores de la marca

El hecho de que los propios trabajadores hablen bien de su empresa y la recomienden, es el objetivo de la marca del empleador o employer branding y lo más efectivo. Conseguirlo es un éxito.

En muchos foros de empleo ya se comienzan a ver empleados aconsejando a los aspirantes sobre su futuro y mostrándoles cómo es su día a día en la compañía.

En definitiva, la marca de empleador o employer branding sirve tanto para captar talento, reforzar el compromiso de los empleados con la compañía y mejorar la reputación como empresa. Cada año se emite la lista de los “Best Place to Work (mejores lugares para trabajar) y ahí se encuentran las empresas más top o las que sus empleados reconocen como mejores lugares para trabajar. Aquí presentábamos las mejores empresas para trabajar en 2016.