El marketing político engloba todas las estrategias de investigación, planificación y comunicación que se utilizan en el diseño de una campaña política.

El marketing político nació a mediados del siglo XX en Estados Unidos. Aunque se reconocen antecedentes remotos como la polis griega.  En 1952 el general Dwight Eisenhower se convirtió en el primer candidato a la presidencia en utilizar los servicios de una agencia de publicidad para que se hicieran cargo de su campaña política.

Años mas tarde, las campañas electorales llegaron a la televisión en formato de debates políticos de los candidatos, como los que protagonizaron John Kennedy y Richard Nixon en el año 1960. Posteriormente se comenzaron a utilizar otras estrategias de marketing político como la que se puso a disposición en 1980 para Ronald Reagan con la introducción de vídeos políticos de sus discursos y un alto grado de mediatización. George Bush fue uno de los primeros candidatos en recurrir a asesores de imagen a fin de reforzar sus perfiles electorales.

En la actualidad, se utiliza plenamente el marketing político a través de acciones como sondeos de opinión, las sesiones de debates, spots televisivos, campañas de imagen, el telemarketing, los anuncios publicitarios, las redes sociales y el marketing directo.

Elementos del marketing político

Se distinguen los siguientes:

  • Realizar un estudio del público al que se dirige la campaña: se dirige a conocer los problemas que les preocupan, los colectivos, actividades que realizan, entre otros.
  • Creación del mensaje: es uno de los aspectos más destacados en la campaña con el objetivo de convencer a los ciudadanos de que voten a un determinado partido.
  • Dinero: es una de las cuestiones que se tienen en cuenta a la hora de planificar una campaña, así como de las inversiones o recaudaciones que se obtienen destinadas a ponerla en práctica.
  • Apoyos activistas: de manera voluntaria ciertos colectivos que apoyan a los candidatos difunden el mensaje con el objetivo de que llegue a un número amplio de votantes. Además, aquí se incluyen los afiliados a los partidos y otros apoyos para difundir la información y el apoyo al partido que respaldan.