La organización informal es aquella que surge de manera espontánea entre los miembros de una organización al compartir espacios y tareas comunes.

La organización informal no se especifica en ningún tipo de documento o memorandum y se forma a partir de  las relaciones de amistad, competencia o antagonismo entre los miembros de la organización. Se compone de comportamientos, relaciones personales y profesionales que surgen de manera dinámica a través del trabajo en equipo y la interacción social entre las personas de distintos niveles jerárquicos.

Por el contrario, la organización formal es aquella que está planificada por los gestores de la empresa y está establecida en base a un conjunto de normas, estructuras y procedimientos que permiten ordenar las actividades propias de la organización.

Componentes de la organización informal

A continuación describimos algunos componentes de la organización informal:

  • Relaciones de amistad o antagonismo: entre los miembros de una organización surgen de manera espontánea relaciones de amistad o antagonismo. Estas relaciones se basan en las características de la personalidad de los individuos y son difícilmente modificables.
  • Status: se asigna un cierto status o posición a los individuos de acuerdo al papel que adquieren en su grupo.
  • Colaboración espontánea: las personas que logran afinidad o tienen intereses comunes colaboran de manera espontánea.
  • Patrones repetitivos en relaciones y actitudes: las personas de la organización informal tienden a asumir y repetir ciertos patrones de comportamiento.

Los elementos de la organización informal pueden modificarse por determinados eventos o por cambios en la estructura formal de la organización (por ejemplo un cambio de puesto de uno de los miembros).

Origen de la organización informal

Existen principalmente cuatro factores que determinan la organización informal:

  • Intereses comunes: las personas pueden compartir intereses lo que determina su relación y colaboración.
  • Interacción propia de la organización formal: con el trabajo diario, el cargo que ocupa cada persona y las actividades que se llevan a cabo en la organización se generan relaciones e interacciones entre los miembros de la organización.
  • Rotación y cambio de personal: los cambios de puesto y la salida o llegada de nuevos miembros genera cambios en las relaciones entre los miembros de la organización.
  • Tiempo libre o de descanso: genera la oportunidad de que las personas interactúen continuamente y se conozcan en circunstancias distintas al trabajo en sí.

Relación entre la organización informal y formal

La organización informal puede complementar o fortalecer a la organización formal a través de una buena relación y cooperación entre los miembros de la organización. No obstante, la organización informal también puede debilitar a la formal. Lo anterior ocurre cuando se generan envidias, antagonismos o cuando el rol informal es más fuerte que el formal.

Un ejemplo en el cual la organización formal no coincide con la informal es cuando, de acuerdo a la estructura orgánica establecida existe un jefe de departamento pero en la práctica, todos siguen las ideas y directivas de otra persona que, si bien no tiene un cargo de jefe, tiene una personalidad y liderazgo muy fuerte.