La pirámide de Maslow explica de dónde vienen los impulsos del comportamiento humano, es decir, ¿por qué hacemos algo?, o ¿por qué pensamos de una determinada forma?. Esto se puede trasladar al ámbito empresarial y verlo desde otro punto de vista, ¿por qué compramos unos productos y no otros? o ¿Por qué se lo compramos a unas marcas y no a otras?

Pirámide de MaslowLa pirámide de Maslow es una avanzada estrategia de publicidad. Entendiendo como funciona la pirámide de Maslow las empresas conocen como nos comportamos y por tanto, por qué los clientes compran sus productos en vez de los productos de la competencia y al revés.

Según Maslow, el ser humano tiende a satisfacer sus necesidades en sentido ascendente, es decir, no vamos a comprar un producto que nos de seguridad o reconocimiento social si antes no hemos cubierto las necesidades básicas. Por lo que una empresa adecuará su producto, su mensaje o su comunicación a ese escalón de necesidad que cree que puede cubrir y satisfacer.

Por ejemplo, ¿Qué diferencia a un cliente de BMW de un cliente de Citroën, suponiendo que ambos tienen el mismo poder adquisitivo? Que el de Citroën satisface la necesidad “básica” de moverse  por la ciudad al igual que el de BMW, pero BMW satisface, además, otras necesidades que son las de aceptación social y autoestima.

Otro ejemplo de cómo las empresas usan esta teoría a su favor es Coca-Cola. En principio, por su naturaleza pertenecería al escalón más bajo de la pirámide, quitar la sed, sin embargo sus campañas de publicidad y de marketing se centran en mostrar cualidades que nos permiten potenciar la amistad y la pertenencia a un grupo, es decir, cualidades que satisfacen el tercer escalón de la pirámide.

En resumen, la pirámide de Maslow nos permite categorizar los comportamientos humanos. Esta información es la base del marketing, ya que el objetivo principal del marketing es satisfacer las necesidades del mercado. Por ello, la aplicación de la pirámide de Maslow en marketing es tan frecuente.