La Tasa de Actividad Emprendedora o TEA es aquella que mide todas las iniciativas emprendedoras de menos de tres años y medio que existen en el mercado. Recoge, principalmente, las características de la dinámica emprendedora en un país. El Informe más importante dónde se reflejan los datos de esta actividad se conoce como el Global Entrepreneurship  Monitor (GEM).

El proyecto GEM tiene la finalidad de generar una visión anual y detallada sobre la situación empresarial con respecto a la situación económica y laboral en que vive una sociedad. Este proyecto lleva a cabo formaciones y cuenta con muchos investigadores que aportan datos para valorar de forma más objetiva la actividad emprendedora.

Existen dos puntos de análisis:

  1. La población adulta de un país.
  2. Conclusiones de expertos.

Las líneas que sigue el proyecto son tres: estudia los/as emprendedores nacionales e internacionales, analiza los factores determinantes de esta actividad y las futuras políticas para incentivar la misma.Actualmente, en el año 2015, existen más de 400 millones de empresarios activos.

El informe GEM muestra los países distribuidos según su nivel de desarrollo económico. España está alineada con Alemania, Bélgica, Francia y Suecia. La capacidad emprendedora de Francia es de un 6% y Alemania un 6,5%. La media de Europa es de un 8%, destacando los países nórdicos como Finlandia con una tasa de 7,3%. China, Chile, Perú, Panamá y Argentina tienen tasas superiores al 20%, siendo países situados en un grupo económico distinto por su nivel de desarrollo.

Factores de la actividad emprendedora

En la actualidad, la investigación ha centrado parte del análisis del emprendimiento en aspectos tales como los relacionados con el acceso al crédito, motivado por las asimetrías de información persistentes en los mercados. Para disminuir esa barrera de entrada, las instituciones públicas han desarrollado una amplia batería de ayudas públicas: incentivos públicos a la formación, establecimiento de normas de calidad y seguridad, asesoramiento jurídico y comercial, en especial, programas de apoyo financiero.

El análisis de la actividad emprendedora, desde perspectivas horizontales, suele encontrarse con el problema que las iniciativas de promoción públicas se ofrezcan con posterioridad a detectarse las oportunidades en el mercado, aunque pueden ser utilizados por los nuevos empresarios que accedan al sistema.

Son destacables los recursos dispuestos por las Líneas de crédito a Pymes, que crean una financiación específica a emprendedores para facilitar la adquisición de infraestructuras a un coste y condiciones de devolución del principal más ventajosas que en el mercado, así como una línea de financiación específicamente diseñada para emprendedores. También destaca la concesión de avales proporcionadas por las sociedades de garantía recíproca y los préstamos participativos.

Estas limitaciones son más severas en una serie de colectivos en los que la tradición emprendedora es todavía escasa, como son mujeres, desempleados, inmigrantes, jóvenes y los actualmente ocupados. Los frutos de las actuaciones públicas para el fomento de la creación de empresas no han tardado en aparecer. Entre ellos destacan que los colectivos de mujeres, inmigrantes y jóvenes han incrementado su contribución a la actividad emprendedora.

Gráfico TEA

Ejemplo 

Por tanto, si se habla de una TEA del 8%, esto indica que de cada 100 personas, hay 8 que han emprendido en los últimos tres años y medio.