financiación para una startup

La búsqueda de financiación para una startup es una de las principales preocupaciones de los emprendedores. Conseguir que coincidan los requisitos, necesidades y expectativas de emprendedores e inversores, es clave para determinar el tipo de financiación que utilizaremos.

A continuación, vamos a conocer las principales posibilidades de conseguir financiación para una startup.

Las tres F’s (Friends, Fools & Family)

Se utiliza en las primeras fases de desarrollo del proyecto y es conocido como las 3F en inglés (familia, amigos y “locos”), o también se asocia a la autofinanciación. Es decir, es el dinero que pueden juntar los socios que van a llevar a cabo la idea entre sus círculos más cercanos y su propio capital.

Muchos emprendedores invierten sus ahorros en la idea, capitalizan el paro o recurren a amigos y familiares para conseguir pequeñas aportaciones que les ayudarán a llevar a cabo la idea de negocio. Estas aportaciones deben realizarse en forma de préstamos entre particulares y no se repartan acciones de la sociedad que puedan perjudicar a rondas futuras de mayor envergadura, tanto en la valoración de la empresa como en llegar a un acuerdo entre los socios.

Financiación pública

Existen numerosos programas públicos que ayudan a financiar empresas de reciente creación, bien en forma de préstamos o subvenciones. En los últimos años, han proliferado la cantidad de ayudas a la innovación y a las startups, como por ejemplo:

  • Préstamos participativos como ENISA, CDTI o EMPRENDETUR; Son aquellos en los que se pagan unos intereses a la entidad que los concede más bajos que los que ofrece el mercado, tiene un periodo de carencia bastante amplio y sólo se amortizará capital en el caso de que la empresa obtenga beneficios en el medio/largo plazo acordado.
  • Subvenciones regionales o nacionales a fondo perdido, donde se necesitan requisitos específicos para obtenerlas y en ocasiones, hay que rendir cuentas de cómo se emplea ese capital.
  • Concursos y premios a emprendedores como YUZZ, INJUVE o Campus Emprendedor, que también van a fondo perdido.
  • También existen premios y programas patrocinados por empresas que apuestan por el emprendimiento como Premio Emprendedor de La Caixa, BBVA Open Talent, Premio Everys o EY emprendedor del año.

Los trámites burocráticos y la gestión de documentos que hay que presentar son bastante tediosos y muchas veces conviene acudir a un especialista que lo gestiona a cambio de un precio fijo o una comisión, sobre todo, cuando se trata de instituciones públicas.

Financiación bancaria

Aunque el grifo del crédito bancario se haya cortado en los últimos años y se difícil conseguir un préstamo para crear una empresa, expandirse o desarrollar una nueva línea de negocio, la posibilidad sigue existiendo. Hoy en día encontramos unos tipos de interés más bajos y las condiciones pueden ser ventajosas en muchas ocasiones con programas como el BSTARTUP de Banco Sabadell, Créditos ICO o acudir a las SGR (Sociedades de Garantía Recíproca). La principal ventaja de este tipo de financiación es que no se contempla la entrada de nuevos socios y se evitan diluciones.

Business Angels

“Los ángeles de los negocios” sería la traducción literal del inglés. Son actores fundamentales en el ecosistema emprendedor a la hora de poner en marcha una idea en las fases iniciales de desarrollo. Se trata de inversores que no sólo aportan capital a la compañía, sino que también mentorizan a los emprendedores y les ayudan con su red de contactos y su know how o experiencia a cambio de un porcentaje de la sociedad. Suele invertir de forma individual, aunque existen agrupaciones de varios business angels que coinvierten en un mismo proyecto.

Son personas muy selectivas a la hora de elegir un proyecto, suelen hacerlo en sectores donde tienen experiencia o dominan el entorno y apuestan, sobre todo, por el equipo que lo va a desarrollar. Se conoce como inversión semilla (seed) y se efectúa en las fases de mayor incertidumbre. En consecuencia, asumen mayores riesgos, lo que implica que esperan multiplicar su inversión x10 o x20. El porcentaje de accionariado que esperan suele ser bastante alto, ya que lo lógico es que tengan que diluirse en varias rondas de financiación posteriores.

Podemos encontrar a estos business angels en AEBAN (Asociación Española de Business Angels), en programas como SeedRocket o acudiendo a foros de inversión donde se dan cita business angels con intenciones de buscar nuevos proyectos. Algunos de estos foros son los organizados por IESE, ESADE, Keiretsu o StartupOlé.

Fondos de Capital Riesgo o Venture Capital

El capital riesgo consiste en una inversión temporal en el capital de la sociedad, con el objetivo de apoyar el crecimiento de empresas de reciente creación. El objetivo es una venta de las participaciones y multiplicar su rentabilidad.

El vehículo de inversión es a través de una sociedad o un fondo de capital riesgo y la decisión de inversión, es tomada por el comité de inversores. El ciclo de inversión es más largo, necesitan varias reuniones, analizar documentación etc El momento de inversión suele ser cuando la empresa ya tiene cierta tracción y necesita crecer, es decir, estamos hablando normalmente, de rondas de serie A en adelante. Las formas de inversión y particularidades, dependerán del tipo de negocio, tamaño de la ronda y quienes sean los inversores. Todos estos detalles se reflejarán en el pacto de socios que se firma antes de constituir la inversión.

Podemos encontrar más información sobre cómo conseguir financiación para una startup en la asociación de entidades de capital riesgo ASCRI. Algunos de los fondos más conocidos son Cabiedes, Faraday, Caixa Capital Risc, Kibo Ventures o Big Sur Ventures.

Crowdfunding

El crowdfunding, consiste en conseguir pequeñas aportaciones de muchas personas hasta conseguir la cantidad objetivo. Es un nuevo fenómeno a la hora de conseguir financiación para una startup, y a la vez, dar a conocer la idea con una buena campaña y validarla.

Es una forma de elevar a la máxima potencia las 3F (Friends, fools & family) y está comenzando a tener éxito en España, donde muchas personas están consiguiendo la oportunidad de ser mecenas de nuevos negocios, rentabilizar sus pequeñas inversiones y a los emprendedores les supone una gran oportunidad de financiación y publicidad de su negocio.

Varias son las plataformas que se dedican al crowdfunding, como por ejemplo; Socios Inversores, Crowdcube o Startupxplore.

Crowdlending

El crowdlending consiste en el préstamo entre particulares con características más ventajosas que las entidades bancarias. Varias empresas o particulares aportan cierta cantidad de dinero para prestar a emprendedores que quieren poner en marcha su idea de negocio. Estos se comprometen a su devolución con características especiales, menos requisitos y garantías para acceder a esta financiación que lo que requiere una entidad bancaria.

Algunas de estas plataformas que cada día están más en auge son; Zank, Lendix o Finanzarel

Aceleradoras de empresas

Las aceleradoras de empresas son programas de mentorización de proyectos, que en muchas ocasiones llevan una inversión inicial por su parte, y cuyo objetivo es que se avance rápidamente en el desarrollo del proyecto para conseguir una posterior ronda de financiación para una startup. Los programas de aceleración se realizan en fases iniciales del proyecto y el equipo emprendedor, recibe formación, mentorizaje, acceso a una amplia red de networking y sobre todo, inversores. El objetivo es preparar a los emprendedores para validar su idea de negocio, coger tracción y exponer su idea en el Demo Day, donde se darán cita los principales inversores interesados.

Algunas de las más conocidas en España son; Plug&Play, Lanzadera, Conector, Wayra o BBooster. También algunas empresas tienen sus propias verticales de aceleración para algunos sectores y cada vez es más habitual encontrarnos con este tipo de programas.