Entrevista a Carlos Gil Bellosta: «Para un economista, Excel no es suficiente»

Hoy entrevistamos a Carlos J. Gil Bellosta, alguien que ha dedicado su vida a la estadística, las matemáticas y la programación.

Carlos J. Gil Bellosta ha trabajado en empresas como Ebay, BBVA, Everis o Barclays. Con todo también es estadístico, científico de datos, entusiasta de R y bloguero en los ratos libres de los días de hacer.

Aunque radicado en Madrid, estudió matemáticas y estadística en la Universidad de Zaragoza y Washington University en San Luis, EE.UU.

Echó a andar Datanalytics en 2005 y, más recientemente, Circiter S.L., dónde ha trabajado con datos grandes y pequeños. Es un miembro activo de la comunidad de usuarios de R, ha desarrollado varios paquetes, como los cada vez más populares rPython, pxR y MicroDatosEs y ha sido presidente de la asociación de usuarios de R (Comunidad R Hispano) desde su fundación en 2011.

1. ¿Qué hace un matemático programando? ¿Qué relación tienen las matemáticas y informática?

Existe un artículo clásico, The Manager and the Moron, donde se dice:

«[T]he computer has created something that had never existed in the history the world—namely, paying jobs for mathematicians.» («El ordenador ha creado algo que jamás había existido en la historia del mundo—a saber, puestos de trabajo para los matemáticos.»

Creo que tiene mucha razón. Justo hay un debate en Twitter acerca de eso. En concreto, acerca de qué es más útil para la ciencia de datos: estudiar matemáticas o informática. Yo he dicho algo así como que la informática no se estudia, que la informática se sabe (estudies física, economía o matemáticas). Aprendemos inglés para comunicarnos con terceros (humanos) y aprendemos informática para relacionarnos de manera no trivial con esas máquinas con las que interactuamos tantas horas al día.

Como matemático, estoy entrenado para mantenerme en el lado teórico de las cosas. Pero con el tiempo, uno comienza a valorar el aspecto práctico de las cosas. Para hacer, para ejecutar, hacen falta ordenadores. Y saber programarlos. 

2. ¿Crees que debería implementarse la programación informática en las facultades de economía y empresa? ¿Por qué?

Creo que ya he respondido a eso. Economía y finanzas son disciplinas prácticas. Y eso significa ordenadores. Y no, Excel no es suficiente. 

3. En la actualidad, ¿crees que un buen economista debe tener nociones básicas de programación?

Discrepo. ¿Básicas? Para nada. Tienen que ser profundas. Y no es que lo diga yo: recomiendo la serie de artículos publicados por Jesús Fernández Villaverde en NadaEsGratis sobre el tema.

4.  Como profesor en instituciones como el IE, EOI o EAE ¿en qué notas que están cambiando las capacidades de los alumnos? ¿percibes una mejora o un empeoramiento?

Son todos sitios muy distintos entre sí, con perfiles de alumnos muy heterogéneos. Hay programas enfocados a «mandos intermedios» que buscan una visión de negocio (pero sin mancharse las manos con código); los hay para profesionales con cierta experiencia; otros, más dirigidos a recién licenciados que quieren ahondar en sus habilidades cuantitativas… Y lo que más me sorprende es, precisamente, el no-cambio. No veo que las nuevas generaciones, los que han tenido teléfonos inteligentes «desde siempre», no son particularmente más hábiles. El equivalente «moderno» a la chapuza de copiar código en Word es sacarle una foto y compartirlo por Whatsapp. 

Otra manifestación del no-cambio es que la proporción de estudiantes realmente buenos se mantiene constante en el tiempo.

5. ¿Qué le recomendarías a alguien que quiere comenzar a programar sobre temas relacionados con la economía?

Python. Casi seguro, Python. Y gráficos (con Python). Que siguiese, además, algunos blogs de gente que publica sobre subtemas (dentro de la economía) que le interesasen y tratase de inspirarse en esas ideas para ir haciendo sus pinitos. Comenzar a programar es arduo. Por eso es conveniente combinarlo con algún hobby.

6. Y sobre software, ¿qué programas recomiendas para realizar estudios econométricos? (R, Python, Matlab, Eviews, Stata…)

R y Python. Y de elegir uno para comenzar, diría que Python.  Programas como Eviews, Stata o Matlab no tienen recorrido, así que pueden omitirse.

7. Cómo Presidente de la comunidad R hispano, ¿tienes algún proyecto en mente?

Expresidente. Desde hace unos meses. Ahora la Comunidad R Hispano está en mejores manos. De hecho, la Comunidad R Hispano está organizando las XI Jornadas de Usuarios de R que van a ser muy grandes. Entre otras cosas, porque vuelven a Madrid.

8. Aún se sigue minusvalorando educación procedente de medios online, ¿Crees que esto va a cambiar?¿Hacia dónde tiende la educación del futuro?

Yo creo que es un error valorar (sobre- o minus-) lo que alguien ha aprendido o dice haber aprendido (aunque sea con un título oficial). Hay que valorar lo que alguien ha hecho, su portfolio personal.  En ese sentido, la educación informal (online o no) adquiere un valor muy importante: uno se enfrenta a un problema y busca maneras de solucionarlo. La educación informal tiene también un valor muy grande en un momento en el que las tecnologías evolucionan a gran velocidad. 


Dicho lo cual, hay cosas que seguirán siendo iguales perpetuamente. Una buena base (estoy pensando en una buena licenciatura o similar) es imprescindible para crear el marco conceptual donde ir encajando esos elementos más… transitorios. De nuevo, aquí las matemáticas me han ayudado mucho: creo que sé identificar mejor que otros qué es lo común entre diversas tecnologías, lo que merece ser guardado y recordado, de sus aspectos Kleenex (de usar y tirar porque están sujetos a revisión y cambio).

9. Por último, relativo a tu experiencia profesional, ¿Qué consejos darías a alguien que quiera dedicarse a una rama como la tuya?

Depende de dónde esté situado, de lo que haya estudiado, de la edad. Por ejemplo, a un matemático joven le diría: aprende a programar bien, aprende tecnologías relacionadas con los datos y entra a trabajar unos años a una consultora que te exponga a problemas y negocios variados. A alguien con más experiencia, le pediría que se plantease honestamente dónde encuentra más dificultad (¿en la programación? ¿en la base matemática y/o estadística?) y que dirigiese en esa dirección sus esfuerzos (tal vez con formación online, con buenos libros, con retos personales, etc.).

10. ¿Podrías mostrar un ejemplo de lo que puede dar de sí la programación en la vida cotidiana?

Suelo poner en Twitter enlaces a cosas curiosas que hace la gente con más tiempo que yo. A veces, divertimentos con algún ejemplo como el que mostraré ahora. Que, además, suelen microviralizarse (viralizarse en mi micromundo, vamos). Pero suelen ser el tipo de aplicaciones menos prácticas. Las que realmente valen la pena, son otras mucho más aburridas e infinitamente menos vistosas. No obstante, un ejemplo la simulación de un gol en un partido oficial.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario