Bien duradero

Lectura: 2 min

Un bien duradero es aquel cuyo consumo puede realizarse de manera prolongada. Por este motivo suele considerarse que su vida útil es por lo general extensa, siendo alto el número de usos a los que puede ser expuesto.

Según establece la clasificación de tipos de bien en la teoría económica, un bien duradero cuenta con la principal característica de poder ser empleado por el usuario o consumidor en gran número de ocasiones y a lo largo de un extenso periodo de tiempo.

En ese sentido, es posible observar que la reutilización es un aspecto a tener en cuenta a la hora de definir esta tipología. Lo cual puede ser especialmente importante a la hora de considerar factores como el cuidado del medio ambiente o el uso responsable de materias primas.

El empleo prolongado de los bienes consumibles de uso duradero conlleva necesariamente un deterioro o gasto. Que, claro está, condicionarán en gran medida la vida útil del mismo y el momento en que tenga que ser repuesto por otro bien que lo sustituya.

Suele considerarse que es a partir de los tres años de uso cuando se considera formalmente a un bien o servicio como duradero, aunque también ha de tenerse en cuenta la naturaleza de estos y su uso destinado.

Ejemplos de bien duradero

Es alto el número de bienes duraderos el que nos podemos encontrar en nuestro día a día. Algunos ejemplos de bien duradero podrían ser:

  • Mobiliario de oficina
  • Ropa
  • Electrodomésticos
  • Coches
  • Un ordenador

Evidentemente, existen muchos más, pero son algunos de los más representativos.

Otras características de los bienes duraderos

La posibilidad de extender la vida y el uso de este tipo de bienes en un periodo de tiempo prolongado hace habitualmente que su coste sea alto en comparación con un bien de tipo no duradero.

Por ello, su adquisición se suele ver condicionada por factores como el nivel de renta, la coyuntura económica existente, la existencia de mayor o menor cantidad de bienes sustitutivos o el nivel de ahorro de las familias y empresas.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario