Bien no duradero

Un bien no duradero es aquel tipo de bien de consumo cuyo uso o disfrute se desarrolla en el corto plazo. Por lo general su vida útil consiste en un bajo número de usos o empleos dependiendo de su naturaleza o construcción.

En gran número de casos el consumo de un bien no duradero es instantáneo y de un solo uso. En ese sentido es habitual que adquiere gran importante el hecho de que al ser la vida útil corta el nivel de satisfacción para el consumidor debe ser alta para compensar dicho corto plazo.

Otro aspecto a tener en cuenta, y cada vez en mayor medida, son las consecuencias producidas por el empleo de este tipo de bienes. Esto sucede porque en la mayoría de los casos se trata de bienes con mayor grado de efecto contaminante y de ataque al medio ambiente.

Es decir, tras su uso durante un corto periodo de tiempo, en muchas ocasiones de un solo empleo, se convierten instantáneamente en residuos con impacto nocivo para el medio ambiente. El desarrollo de fenómenos como la globalización y la proliferación de la llamada economía verde han hecho que el punto de mira se dirija a la protección contra este tipo de prácticas estimulando prácticas como el reciclaje.

Ejemplos significativos de bienes no duraderos

Existen algunos ámbitos principales en los cuales predominan los bienes de tipo no duradero:

  • Productos de alimentación
  • Productos de consumo recreativo como pueden ser el tabaco o el alcohol
  • Industria farmacéutica
  • Bienes procedentes de la industria química
  • Productos de la industria cosmética

Aunque en general se entiende que un bien no duradero tiene una vida de corto plazo, en el estudio económico se puede definir también a este tipología para bienes con vida que alcance los tres años, situándose por encima de dicho periodo a los bienes duraderos.

Esta ampliación de la definición haría que se incluyeran nuevos tipos de productos como la ropa o la tecnología de vanguardia y rápida sustitución.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario