Contabilidad de costes

La contabilidad de costes o contabilidad de costos, también conocida como contabilidad analítica, es una técnica contable que tiene como finalidad crear un sistema de información que permita conocer cuál es el coste de los productos fabricados.

Es un instrumento que sirve de apoyo a la contabilidad financiera, estudiando la estructura de costes en las empresas. La contabilidad de costes consiste en realizar una imputación razonable de costes directos e indirectos que permita obtener información analítica en la que apoyarse en la toma de decisiones de la Dirección de la empresa.

Aunque tanto la contabilidad de costes como la contabilidad financiera son útiles en la gestión de una empresa, la contabilidad de costes es información utilizada únicamente por personal de la empresa, mientras que la contabilidad financiera es información que puede ser utilizada tanto por usuarios externos como por usuarios internos.

Objetivos de la contabilidad de costes

La información de la contabilidad de costes está dirigida a la Dirección de la empresa. Supone la valoración, análisis y control de todo el proceso productivo del que se compone la explotación empresarial.

  • Determinar los costes: Lo que permite valorar activos y resultados.
  • Objetivo analítico: La contabilidad de costes permite la planificación y control de la gestión empresarial, confeccionando presupuestos y elaborando información que permita evaluar los rendimientos y así tomar las medidas necesarias.

¿Cómo se imputan los costes contables?

No todos los costes se pueden distribuir de la misma forma a todos los productos fabricados. Dependiendo de la relación con la producción, se obtienen distintos tipos de costes que permiten valorar las unidades producidas:

  • Imputación directa: El precio de compra de las materias primas y servicios consumidos directamente imputables a la unidad. Son los relacionados con los costes directos, que son aquellos que pueden medirse y asignarse de forma inequívoca a un producto concreto (por ejemplo, en la fabricación de helados sería el coste de la crema de leche o el coste del barquillo de galleta).
  • Imputación indirecta: Son la parte que razonablemente corresponda a los costes indirectamente imputables al producto. Estos son los relacionados con los costes indirectos, que se ven afectados por diferentes procesos y no permiten una medición exacta viable de la cantidad consumida para la fabricación de cada producto (por ejemplo, alquiler de la fábrica, ¿a cuál de los bienes producidos se le imputa mayor porcentaje?, ¿todos igual?).

Funciones de un sistema de contabilidad de costes

Un buen sistema de contabilidad de costes permite:

  • Permite conocer la eficiencia del sistema productivo.
  • Controlar los gastos generados en cada fase del proceso productivo.
  • Obtener el beneficio de cada unidad producida y permite tomar decisiones sobre qué y cuánto producir.
  • Detectar y analizar desviaciones sobre lo previsto para instaurar mecanismos de control.
  • Permite valorar los inventarios de la empresa.

Ejemplo de contabilidad de costes

Supongamos una empresa que produce yogures y el coste total de la producción unitario es de 0,10 euros. Además, produce 1o.ooo.ooo de unidades mensuales. El coste de pago de los empleados supone el 10% del coste total mensual por unidad producida y los gastos de explotación son otro 10% de este coste. Calcular el coste mensual de la empresa.

El volumen del coste total de las ventas es de 10.000.000 unidades * 0,10 coste unitario yogures= 1.000.000 euros.

Pago empleados = 15.000.000 * 10% = 1.500.000 euros.

Gastos de explotación = 15.000.000*10% = 1,500.000 euros.

El coste total mensual será de 1.000.000 + 1.500.000 + 1.500.000= 4.000.000 euros.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario