Eficiencia

La eficiencia es un fenómeno ampliamente estudiado en el ámbito económico y referido a la necesidad de menores asignaciones de factores para la producción de un determinado nivel de bienes y servicios.

Desde el inicio de la metodología académica, se considera que la eficiencia es un concepto de gran importancia en el estudio económico. A grandes rasgos, se establece que un sistema eficiente es aquel en el que un individuo no puede mejorar su situación sin que empeore, como consecuencia, la de otro.

En otras palabras, se trata de un sistema de reparto de recursos eficiente cuando pueda ser considerado como la mejor opción posible entre las existentes. Este concepto estaría ligado por ello al conocido como óptimo de Pareto.

Es importante señalar que por definición la eficiencia puede clasificarse en dos campos distintos:

  • Producción
  • Consumo e intercambio

La medición de lo eficiente corresponde a la necesidad de conocer con exactitud aquellos repartos de recursos y distintos factores de producción de la mejor manera posible y otorgando el mayor nivel de utilidad a los agentes económicos participantes.

Por todo lo anterior, la eficiencia es una de las bases para el estudio microeconómico. Su funcionamiento es comprensible fácilmente en el concepto de la curva de producción de una empresa, por ejemplo.

Condiciones necesarias para la eficiencia

A menudo suele relacionarse la eficiencia con la disminución de la cantidad de factores de producción en una determinada actividad, el menor coste económico resultante de un proceso. Del mismo modo, se atribuye a aquellas situaciones que provocan la mayor satisfacción posible de los participantes de un modelo económico.

Para la mejor o peor utilización de los recursos empleados influyen importantes factores como el aprendizaje o saber hacer (know how). La especialización en bienes y servicios también es importante. De la misma forma ocurre con la posesión de recursos naturales y materias primas y la existencia del concepto de ventajas competitivas y ventajas absolutas.

Ejemplo de eficiencia en un mercado

Si los agentes A y B cuentan con idénticas asignaciones de factores de producción (recursos económicos) y se dedican a la producción de mesas de madera, por ejemplo, será más eficiente el que logre una mayor producción.

Es decir, el agente A será considerado como más eficiente ya que contando con los mismos insumos es capaz de obtener mayor nivel de bienes producidos en un mismo periodo de tiempo.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario