Desintermediación

La desintermediación es el proceso mediante el cual se eliminan los agentes intermediarios de una transacción.

La desintermediación se produce cuando un comprador (cliente) puede comprar o hacer una transacción de manera directa, sin recurrir a un intermediario que le conecte con el fabricante u oferente del servicio.

Desintermediación en la compra y venta de bienes

La estructura común de una cadena de suministro de bienes consiste en cinco eslabones:

Proveedor -> Fabricante -> Mayorista -> Minorista -> Comprador

Con la desintermediación, los mayoristas y minoristas son eliminados y el comprador contacta directamente al fabricante:

Proveedor -> Fabricante -> Comprador

Qué se requiere para lograr la desintermediación

Para que la desintermediación sea exitosa, se requiere de varios elementos:

  • Un canal de comunicación entre compradores y fabricantes
  • Transparencia y fácil acceso a precios
  • Información acerca de las características de los bienes y servicios

Ventajas desintermediación

Existen varias potenciales ventajas, a continuación enumeramos algunas de ellas:

  • Mayor rapidez: Si existe un canal apropiado de comunicación y el oferente tiene capacidad de respuesta, la transacción puede ser llevada a cabo de manera más rápida que a través de un intermediario.
  • Menores precios: Al eliminar intermediarios, se elimina también los márgenes que estos agentes aplicaban sobre el precio. De esta forma, el consumidor final puede acceder a menores precios.
  • Mayor competencia: Algunas veces la necesidad de intermediarios constituye una barrera a la entrada para más competidores en el mercado (se tiene que llegar a acuerdo, se les tiene que pagar por sus servicios, etc.). Al eliminar los intermediarios puede aumentar el grado de competencia en el mercado.

Desventajas desintermediación

También existen potenciales desventajas:

  • En algunos casos los intermediarios pueden entregar información relevante a los clientes y orientarlos a que tomen una mejor decisión. Si estos se eliminan, algunos consumidores pueden verse sobrepasados por la cantidad de alternativas e información disponible y puede que no necesariamente tomen la mejor decisión de compra.
  • Los fabricantes no siempre tienen una buena capacidad de respuesta para atender los pedidos de los clientes de manera directa. Lo anterior puede demorar las transacciones.
  • Los fabricantes que se dedican a atender clientes directos pueden perder su enfoque en la producción siendo menos eficientes o bien, pueden incurrir en gastos administrativos que repercuten en sus precios.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario