Matriz de posicionamiento

Lectura: 2 min

La matriz de posicionamiento es una herramienta fundamental para elaborar estrategias para una marca.

La matriz de posicionamiento es una de las herramientas de mayor importancia para el éxito de la empresa a la hora de vender su producto o servicio.

Toda estrategia que busque alcanzar el éxito debe proveerse de información para la toma de decisiones en base a varios parámetros (la ventaja competitiva, el grado de atractivo del sector, la fuerza financiera y la estabilidad del entorno). De esta manera se conforma una matriz con la que la empresa o compañía puede planificar su objetivo.

Cómo definir la estrategia de una empresa

Tomando en cuenta esta base o modelo a seguir, aparecen cuatro opciones que pueden definir la estrategia a tomar por la empresa:

  • Agresiva: Tiene como finalidad mejorar la posición o imagen de la empresa.
  • Defensiva: Mantener el estatus alcanzado es la tarea principal.
  • Conservadora: Similar a la anterior, la estrategia pasa por conservar la cuota de mercado adquirida aprovechando el tirón que tiene la empresa en el mercado.
  • Competitiva: A pesar de los inconvenientes, esta acción busca mantener e, incluso, aumentar su posición competitiva.

Alejada de la estandarización, la matriz de posicionamiento ofrece un análisis del mercado laboral más amplio y sofisticado, ya que abarca cuatro dimensiones. Pero, por contra, da una visión parcial de la empresa al valorar solo su solvencia financiera y no valora cómo se interrelacionan otras áreas de la empresa para diseñar su estrategia de marketing.

La matriz BCG

Una buena opción pasa por tomar como modelo la matriz BCG. Desarrollada por el Boston Consulting Group en la década de los setenta del pasado siglo, plantea un análisis estratégico que debe adoptar la empresa o la marca en base a dos factores: la tasa de crecimiento del mercado y la participación del mismo.

Matriz BCG
Matriz BCG

Sirve de gran ayuda para la toma de decisiones y enfocar el plan de marketing a seguir. Por ejemplo, nos avisa de en qué áreas de negocio se puede invertir y en las que no resulta recomendable. La matriz de Mckinsey es otro de los referentes en cuanto a qué tipo de estrategias de marketing competitivo más adecuadas debemos tomar. Analiza las áreas de negocio que presentan mayores fortalezas para invertir en ellas con el objetivo de crecer y obtener beneficios.

Matriz McKinsey
Matriz McKinsey

También expone esos otros sectores más débiles y donde no se aconseja dirigir los esfuerzos. Ante este panorama, se recomienda diversificar y priorizar la inversión en diferentes productos en base a su rentabilidad. Se trata de una matriz muy visual que ayuda mucho a la empresa o compañía a vender su producto o servicio. Le allana el camino

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario