El Análisis 360 (en referencia a los 360 grados de un círculo) es un mecanismo muy habitual en el ámbito del Marketing. Sirve para realizar acciones de mercadotecnia que integren la mayor cantidad posible de medios al alcance del segmento de mercado objetivo.

Estos medios en los que se centra el Análisis 360 son comúnmente diferentes canales de venta o de comunicación mediante los cuales empresa que acomete el trabajo de Marketing y el cliente o usuario final mantienen su contacto o relación. Es decir, hablaríamos de comunicación telefónica o cada vez más de Internet y la redes sociales. En otras palabras, con el avance tecnológico y la integración de la Red en la vida cotidiana en todo el mundo, las empresas se han visto obligadas a adaptarse y conocer los múltiples y novedosos soportes publicitarios que se han ido desarrollando gradualmente.

Mediante este tipo de acciones centradas en la fragmentación y adecuando la campaña a los diferentes medios en los que va a trabajarse, las empresas buscan llegar a determinados grupos de clientes potenciales adecuando el mensaje a estos y buscando mayores impactos.

Las empresas ven el marketing 360 como una buena oportunidad para llevar una comunicación efectiva con sus clientes o usuarios en las múltiples maneras en que actualmente es posible gracias a la publicidad tradicional o convencional y las nuevas modalidades nacidas en las últimas décadas. El objetivo principal es el indicado: mayor capacidad de interacción con el cliente y mejor visibilidad de la Marca.

Por lo tanto, es conveniente señalar que las buenas estrategias de marketing basadas en el análisis 360 son aquellas que se basan en un gran número de aspectos propios del ámbito de la comunicación, cuidando especialmente importantes aspectos como la imagen y la promoción de la marca.

Es importante este último punto ya que la finalidad principal buscada por las firmas que recurren a este tipo de acciones es acercar y dar a conocer su nombre al público. Por este motivo, es necesario y deseable crear un valor diferencial para ellas para que puedan resultar atractivas desde el punto de vista del cliente final.