El bullionismo es una teoría económica que hace referencia a la forma de medir la riqueza de un país por la cantidad de metales preciosos que posee (oro y plata).

El término bullionismo proviene de la palabra inglesa “bullion” cuyo significado es lingote.  Fue introducido por primera vez durante de la Edad Moderna, con el pensamiento mercantilista. Durante el siglo XVI, se desarrolló paralelamente con la configuración de los Estados, cuyas transacciones comerciales se saldaban en oro y plata.

El bullionismo es una corriente del mercantilismo y también se conoce como mercantilismo español. Otras de las corrientes del mercantilismo son el colbertismo (o mercantilismo francés), centrado en la industria y el comercialismo (o mercantilismo británico), que defiende el comercio exterior como la fuente de riqueza de un país.

Características del bullionismo

La principal característica del bullionismo es la acumulación de riquezas a través de los metales preciosos (oro y plata), para conseguir dicho objetivo, se incrementaban las exportaciones y se reducían las importaciones logrando una balanza comercial positiva que permita reunir los metales preciosos.

Si un país no tenia minas, la forma de conseguir reunir los metales precisos era a través de las manufacturas y el comercio. Se creía en la idea de riqueza estática según la cual, la mejor forma de conseguir riqueza es consiguiéndola de otro (juego de suma cero).

El bullionismo consideraba que los metales preciosos, especialmente el oro, tenían una demanda universal como un medio inmediato para obtener otros bienes, y por lo tanto solían identificar el dinero con la riqueza.

El Bullionismo y la creación de dinero

Sirvió de base para la creación de los billetes, siendo el Banco de Estocolmo el primero en introducirlos en el año 1661; mientras que en Inglaterra fueron los orfebres los que crearon los primeros billetes hasta la aparición del Banco de Inglaterra en 1694.

Este sistema se basaba en el depósito del metal precioso en la caja fuerte del orfebre o del Banco, siendo estas entidades las encargadas de emitir los billetes con un respaldo del 20 ó 30 por cierto de la moneda en lingote.

Ventajas y desventajas del Bullionismo

Uno de los aspectos positivos que trajo el bullionismo fue la ampliación de la oferta monetaria, que favoreció las transacciones comerciales y redujo el trueque. El aspecto negativo fue que generó un aumento de la inflación.

Por otro lado, el bullionismo reforzó el sistema monetario aunque dicho sistema carecía de control directo sobre su propia oferta monetaria, dependiendo esencialmente de la oferta de oro.