La Cámara de Comercio es una corporación pública representativa de la vida económica-empresarial de España. En ella se incluyen 3,2 millones de compañías.

Esta institución mantiene como objetivos prioritarios contribuir a la recuperación económica de España; aumentar el número y tamaño de las empresas; incrementar la capacitación mediante la formación; fomentar la innovación, tecnología y economía digital; mejorar la competitividad y la internacionalización de las organizaciones; y, finalmente, contribuir en el aumento de la empleabilidad.

Uno de los ejes de trabajo fundamentales de la Cámara de España es el desarrollo del espíritu emprendedor y el impulso al nacimiento de nuevas organizaciones. Junto con la red de Cámaras de Comercio, la Cámara de España ofrece su apoyo a lo largo del proceso de creación de sociedades, colaborando en todos los pasos necesarios para abrir un negocio: el asesoramiento inicial, la tramitación administrativa, la asistencia en la búsqueda y obtención de financiación, y la posterior consolidación del proyecto empresarial.

Además, la Cámara de Comercio de España mantiene estrechos vínculos con organizaciones participadas, de cara a optimizar la competitividad del tejido empresarial español. En particular, destacan las siguientes:

AC Camerfirma: fue creada para dotar de seguridad a las comunicaciones y operaciones telemáticas realizadas en el área empresarial. Más concretamente, la organización distribuye certificados de identidad que permiten a las compañías identificarse en la red y firmar electrónicamente documentos con total seguridad técnica y jurídica.

Camerdata: su principal activo es el Fichero de Empresas, el cual garantiza disponer de una base de datos con la totalidad de firmas que desarrollan una actividad en España.

Por otro lado, la Cámara de Comercio de España gestiona un conjunto de programas financiados por fondos europeos, tanto por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) como por el Fondo Social Europeo (FSE).

La finalidad de los proyectos cofinanciados por el primero -FEDER- es fomentar la competitividad, la internacionalización y contribuir a la innovación tecnológica de las pequeñas y medianas empresas españolas. Del mismo modo, entre los programas cofinanciados por el FSE, destaca el de cualificación y empleo que pertenece al periodo 2014-2020 y que responde a las iniciativas impulsadas para la inserción de jóvenes en el mundo laboral.