Entendemos por cartera de productos el conjunto de productos y/o servicios que una empresa tiene a la venta.

Para realizar un análisis de las carteras de productos se utilizan los siguientes conceptos para conocer sus aspectos y dimensiones.

  • Amplitud: número de líneas que tiene una empresa.
  • Longitud: número total de productos que se comercializan.
  • Profundidad: número de variaciones de cada producto de la línea.
  • Consistencia: analiza el grado de similitud entre las diferentes líneas de productos teniendo en cuenta factores como la frecuencia de uso por parte de los consumidores, métodos de fabricación, canales de distribución y precio entre otros.

Ejemplo de cartera de productos

Imaginemos que AROMA SL es una empresa dedicada a la venta de perfumes. Entre su oferta podemos encontrar fragancias para cada época del año, así pues, en invierno tendrán toques cálidos, en primavera aromas florales, en verano mucha frescura, y en otoño resaltará la madera.

Los productos que AROMA pondrá a la venta serán los siguientes:

En invierno han apostado por Fuego y Canela, en primavera por Lavanda y Alhelí, en verano por Océano y Hielo, y en otoño por Laurel y Almendro.

Para localizar la amplitud deberemos identificar el número de líneas de las que dispone, es decir, detectar productos que guarden similitudes entre ellos. En este caso, la clasificación la dictará la sensación que produzca el perfume, si es cálido, pertenecerá a la línea de productos de invierno, si es floral, pertenecerá a la línea de productos de primavera, si la sensación que transmite la colonia es fresca, pertenecerá a la línea de verano, y si por el contrario nos recuerda al bosque por sus toques a madera, la línea será de otoño. Resumiendo, AROMA SL dispone de 4 líneas de producto.

Calcularemos la longitud multiplicando el número de líneas de productos por el número de artículos que conformen cada línea. En este caso, cada línea está formada por 2 artículos, así que el resultado sería una longitud de 8.

La profundidad hace referencia al número de variaciones de los productos de cada línea, en este caso, tenemos 2.

Para analizar la consistencia nos podemos fijar por ejemplo en la frecuencia de uso del consumidor, que aunque pueda ser algo subjetivo, podríamos decir, que se usa todos los días, en todas las épocas del año. Nos podríamos fijar también en el modelo de producción, que en todos los casos será similar. Y por último en los canales de distribución, que en aspectos generales, serán los mismos también. Con estos datos podemos afirmar que hay una consistencia entre las 4 líneas de productos de AROMA SL.