El coste marginal o costo marginal es el coste que se asume al iniciar la producción de una unidad adicional. El coste marginal es un concepto muy utilizado en microeconomía. Otra forma de describir el coste marginal es tomándolo como la variación que se produce en el coste total a la hora de aumentar en una unidad la producción.

De estas dos ideas iniciales puede resumirse la definición en que el coste marginal es el coste al que se enfrenta una empresa en cuestión, en el momento de producir una unidad más de algo.

Fórmula del coste marginal

En términos matemáticos, el coste marginal (CM) se calcula como la derivada de la función del coste total (CT) con respecto a la cantidad (Q):

CM = dCT/dQ

De esta explicación dada por la fórmula se explica que el coste marginal es igual al cambio en el coste sobre el cambio en la producción. Por otro lado, los costes marginales habitualmente se presentan reflejados en la llamada Curva de coste marginal, que muestra los costes marginales de cada nivel de producción.

Esta curva tiene generalmente la forma de una parábola cóncava, como consecuencia de la Ley de rendimientos decrecientes, y muestra en su punto mínimo el número de bienes que sería necesario crear para alcanzar un nivel de costes mínimo. También puede estudiarse en su punto de corte con la curva de costes medios el nivel óptimo, donde se obtendría mayor producción y, por lo tanto, mayor beneficio.

Curva coste marginal

Se trata de un concepto muy importante en el estudio económico ya que sirve entre otras cosas para el cálculo de la cantidad de producción de las compañías y el precio dado a los productos elaborados. Por este mismo motivo estaríamos hablando de uno de los pilares de la teoría microeconómica.

Generalmente, el coste marginal lleva implícitos los costes extra que se tienen en cuenta en la producción de la siguiente unidad. Es decir, gastos requeridos y con los que es importante contar a la hora de continuar con la producción.

Ejemplo de coste marginal

Si tomamos como ejemplo la producción de un número mayor de bollos en una pastelería, será necesario contar con más equipo de cocina y otros útiles necesarios para una producción mayor a la habitual, como por ejemplo la contratación de auxiliares de cocina. Por lo tanto, el coste marginal de los nuevos bollos ya llevan incluidos los gastos en estas necesidades.