Se considera dinero negro al dinero que procede de una transacción monetaria que no está declarada de forma correspondiente ante las autoridades fiscales o monetarias competentes. 

La conversión de dinero negro en dinero obtenido legalmente se denomina “blanqueo de dinero”, y es un procedimiento utilizado con especial frecuencia por parte de personas vinculadas a actividades delictivas, como el narcotráfico o la prostitución, y que algunas veces han contado con la complicidad de intermediarios financieros.

Clases de dinero negro

El dinero negro se nace por una de estas dos vías:

  • Procedencia ilegal: Se genera mediante actividades ilegales o delictivas. La mayor parte del dinero negro existente en la economía procede de actividades ilegales como el tráfico de drogas y de armas, el terrorismo, la prostitución y de bienes robados y vendidos posteriormente de manera ilegal. También se le conoce a veces con el nombre de dinero sucio.
  • Actividades informales: Proceden de la evasión de impuestos o fraude fiscal. El dinero negro también puede producirse por profesionales que prefieren no declarar una actividad comercial legal, dado que los impuestos de esa transacción mermarían en gran medida las ganancias o, simplemente porque quieren obtener más beneficio. A modo de ejemplo podríamos citar el pago por parte de una empresa a un empleado de su salario (total o parcialmente) sin cotizar debidamente. Se trataría por lo tanto de un pago “en negro”, y pasaría a formar parte de la economía sumergida del país.

Aunque la existencia de dinero negro es una realidad en todo el mundo, su abundancia puede evidenciar el atraso de un país en materia de control fiscal. Durante los primeros años del siglo XXI fueron muchos los estados que se sumaron a iniciativas internacionales contra el dinero negro, como las propuestas hechas en el G-20 en los últimos años con respecto a los paraísos fiscales. En algunos países también se toman medidas, como establecer límites para los pagos en efectivo o para la entrada y salida de dinero del país, que van en la misma dirección.