La Estrategia Pull se basa en acciones de marketing que buscan la atracción del consumidor hacia la marca. Suele dirigirse hacia el cliente final, por lo que al contrario de las estrategias Push, tiene un sentido ascendente ya que va desde el productor al elemento final de la cadena, el usuario.

Las estrategias Pull suponen la creación de campañas publicitarias y de marketing dirigidas al consumidor y normalmente se desarrollan sin un periodo de tiempo predefinido. Por ello, es común en las grandes compañías la utilización de este tipo de acciones.

Es entendible por lo tanto que esta sea la estrategia más enfocada en la marca. A través de la creación de necesidad de la empresa por parte del consumidor, este buscará sus productos en pequeñas y grandes superficies o, cada vez más frecuentemente, a través de plataformas digitales. Por eso, las compañías se encargan de la realización de trabajos publicitarios que sirvan para ser encontradas ante estas búsquedas.

Como ya se ha dicho, normalmente las estrategias tipo pull se relacionan con el trabajo de comunicación, debido a que su principal finalidad es buscar el reconocimiento de la marca o de sus productos por parte del público. Por este motivo suele ser aconsejable el diseño de un marketing mix que combine las herramientas de las estrategias push y pull, ya que actuando conjuntamente es posible lograr este objetivo y alargar sus resultados en el tiempo.

gsasaa

 

Dado el notable avance que ha experimentado el mundo de la comunicación, los recursos disponibles a la hora de realizar acciones de comunicación y marketing y diseñar estretegias pull se han multiplicado en la era digital. El uso de blogs, correo electrónico o las redes sociales se ha consolidado como herramienta básica a la hora de dar a conocer y vender un producto.

Otro objetivo buscado con este tipo de estrategias es que el consumidor se sienta identificado con el producto y se convierta en un usuario permanente del mismo. De esta manera, los abastecedores de los productos (tiendas, grandes almacenes son ejemplos) optarán por abastecerse de los mismos de cara a realizar mayores ventas. De este modo, la estrategia pull también puede llegar a influir en los comportamientos de los canales de distribución pese a haber sido diseñada la estrategia dirigiéndose al cliente final.