La gestión de la propiedad es un servicio ofrecido por personas naturales y jurídicas para la administración de bienes raíces. También se conoce por su nombre en inglés “Property Management”.

Consiste principalmente en la intermediación y asesoramiento en la compra/venta, arrendamiento o cesión de un inmueble. Es decir, este negocio se basa en delegar a una tercero el manejo de la propiedad. Esta puede ser una residencia o un local comercial o industrial.

El objetivo que contratar este servicio de gestión es garantizar una mayor rentabilidad. Ello, en vista de que el dueño del inmueble se encuentra lejos geográficamente o no cuenta con los conocimientos y/o tiempo necesarios.

Funciones en la gestión de la propiedad

Las funciones que deberá cumplir la persona encargada de la gestión , llamado gestor o bróker, son principalmente las siguientes:

  • Cuidar y preservar los intereses del dueño de la propiedad.
  • Buscar y evaluar potenciales inquilinos que ocupen el inmueble. Esto, desarrollando una adecuada estrategia de mercadeo.
  • Administrar el cobro de los alquileres para luego transferir la ganancia al propietario.
  • Llevar un inventario de todo los objetos que están dentro de la propiedad antes que ingresen ocupantes.
  • Asegurar que el inmueble se encuentre en condiciones de habitabilidad.
  • Monitorear incidentes que puedan haber dañado la propiedad mientras esté en curso el contrato de arrendamiento.

Ventajas y desventajas de la gestión de la propiedad

Entre las ventajas más notorias de la gestión de propiedades tenemos:

  • Rentas mayores: Un gestor, al tener el conocimiento y la experiencia, debiera ser capaz de arrendar el inmueble cobrando un alquiler más alto del que conseguiría el propietario.
  • Red de contactos: El bróker cuenta con asociados especializados en promover y rentar propiedades.
  • Conocimiento de la ley: Los gestores no solo saben cómo vender o alquilar inmuebles, sino que deben instruirse sobre todos los procedimientos legales que involucra esta actividad lucrativa.

En contraste, también hay desventajas de contratar un bróker

  • Costo de gestión: El asesor cobra una comisión por el servicio, lo que implica un costo para el propietario. Por esa razón es necesario buscar un agente inmobiliario que asegure rentabilidad.
  • Pérdida del control absoluto: El dueño ya no tendrá el control total sobre la propiedad. Ya no decide a quién alquilarlo, aunque puede acordar con el gestor ciertas condiciones de arrendamiento.