contabilidadEl impuesto al valor añadido (IVA) o impuesto al valor agregado. Es un impuesto indirecto sobre el consumo, que grava las entregas de bienes y las prestaciones de servicios. Es indirecto porque no se aplica de manera directa a la renta de los contribuyentes, si no que se paga según el consumo que haga cada persona. Cuantos más productos o servicios compres más IVA pagarás. El IVA es una de las fuentes de financiación más importantes para los Estados, cada país establece una tasa de IVA diferente, según crean conveniente.

Características del IVA 

El IVA es un impuesto plano o regresivo: Es la misma tasa para todos, independientemente de los ingresos del contribuyente al que se le esté cobrando dicho impuesto.

Es un impuesto proporcional: Es un porcentaje determinado que se aplica a todos los productos y servicios.

Tipos de IVA

En la mayoría de países hay dos, tres y hasta cuatro tipos de IVA, dependiendo del producto o servicio al que esté sujeto el impuesto. Casi todos los países usan un sistema muy similar. En concreto, España distribuye tres tipos de impuestos de la siguiente manera:

  • IVA general: Aplicable a la gran mayoría de los productos.
  • IVA reducido: Se aplica para algunos productos alimenticios, para medicinas, hostelería, transporte, etc.
  • IVA superreducido: Es aplicado a productos de primera necesidad (leche, fruta, pan, libros, fármacos, etc)

También es importante diferenciar entre IVA repercutido e IVA soportado, necesario para que una empresa o autónomo calcule el IVA que tiene que pagar a Hacienda:

  • El IVA repercutido es el que cobra una empresa al vender un bien o servicio. Por ejemplo, cuando una tienda de ropa vende un abrigo por 100 € tiene que añadirle en el precio los 18 € de IVA. Esos 18 euros son IVA repercutido en la factura de la empresa.
  • El IVA soportado es el que paga una empresa por comprar un bien o servicio. Por ejemplo, el algodón que compra la tienda de ropa para hacer el abrigo supongamos que le costó a la tienda 10 euros y pagó además un IVA de 1,8 euros. Esos 1,8 euros es el IVA soportado por la tienda.
  • Al final de año o del trimestre, cada empresa tiene que calcular su IVA a pagar, que es tan sencillo como restar al IVA repercutido el IVA soportado. Si el resultado es negativo significa que hacienda nos tiene que devolver porque hemos soportado más IVA del que hemos recibido.

IVA a pagar = IVA Repercutido – IVA Soportado