Una inversión pura es un tipo de inversión que en ningún momento se está endeudado con el proyecto para una TIR determinada, es decir, nunca se recibe más de lo que cabría esperar de esa inversión.

Para entender cuando una inversión es pura es necesario conocer el concepto de saldo de un proyecto de inversión, que es la suma capitalizada de los flujos netos de caja hasta un momento dado, ajustado a la TIR del proyecto. Si el saldo en cualquier momento es negativo o cero, la inversión es pura. Si el saldo en algún momento es positivo, la inversión es mixta.

Como en las inversiones puras el saldo es menor que cero, el proyecto está endeudado con el inversor y se ha generado hasta el momento una rentabilidad inferior a la esperada. Todavía se espera recibir dinero de la inversión.

Gracias al saldo del proyecto sabemos que en las inversiones mixtas tienen TIR inconsistente, es decir, tiene sentido económico.

Una inversión pura puede ser simple o no simple. Todas las inversiones simples son puras.

Ejemplo de una inversión pura

Vamos a utilizar el ejemplo de una inversión pura simple. Si los flujos de caja son:

-1000/200/200/800

La TIR del proyecto es 8%.

El saldo del proyecto en el año 0 es -1000.

El saldo del proyecto en el año 1 es -876,35. Esto es -1000(1+0,08) +200.

El saldo del proyecto en el año 2 es -743,25. Esto es -876,35(1+0,08) +200.

El saldo del proyecto en el año 3 es cero. Esto es -743,25(1+0,08) +800.

Todos los saldos del proyecto son negativos o cero, por lo tanto la inversión es pura.