El Plan de negocios es un documento con el que habitualmente las empresas o firmas plantean un nuevo proyecto comercial centrado en un bien o servicio. A través de su contenido, la compañía trata de evaluar las características de este proyecto para su posterior presentación.

En el plan de negocios se interpreta el entorno de la actividad que desarrolla la empresa en cuestión, analizando y evaluando los posibles resultados que podrían obtenerse de lograrse los objetivos marcados en el proyecto. Para ello, es importante que el plan de negocios contenga en sus páginas las diversas variables que conforman estos objetivos y los recursos que será necesario dedicar a los mismos para iniciar su funcionamiento y su consecución prevista.

Por lo tanto, estaríamos hablando de un documento que se redacta antes de la realización de una inversión o al comienzo de un negocio y que recoge los sucesivos pasos o etapas necesarios para su desarrollo y consecución de las metas definidas. En ese sentido, es habitual en nuevos emprendedores la necesidad de elaborar uno de cara a plantear su línea a seguir en el futuro a la hora de comenzar un nuevo reto empresarial.

Si nos referimos a la composición del plan, pueden encontrarse generalmente los siguientes puntos de análisis:

  • Visión general de la empresa.
  • Productos o servicios y cómo se producen.
  • Descripción del modelo de negocio.
  • Identificación de la dirección ejecutiva y el equipo directivo.
  • Estados de flujo de efectivo.
  • Proyecciones y estimaciones financieras.

Dentro de las directrices que se marcan dentro del plan, pueden encontrarse las diferentes alternativas que el negocio a poner en marcha supone, con la idea de estudiar su viabilidad económica o técnica. Es decir, se plantea si la consecución de objetivos es posible desde un punto de vista financiero, si este trabajo se traducirá en beneficios en un tiempo determinado y si la empresa tiene los medios suficientes para ponerlo en marcha.

El plan de negocios adquiere una gran importancia para las empresas al lanzar un producto o servicio o acometer nuevas metas empresariales, ya que es la información que se da a conocer a la hora de buscar financiación externa o la aprobación de los propios directivos de la compañía para iniciar el proyecto. Por este motivo, el plan debe ofrecer una imagen sólida y bien detallada de lo propuesto en él.

Alternativamente, un buen plan de negocios debe ser completo y abarcar con totalidad los aspectos y factores principales que conforman el proyecto a analizar con todo detalle. También deberá estar correctamente organizado para su fácil y rápida consulta. Recoge el funcionamiento de varias áreas de la empresa que podemos resumir en:

  • Estructura de la administración de la empresa: Estatutos, administradores de la sociedad y sus funciones.
  • Estructura jurídica y mercantil: constitución de la sociedad, tramitaciones mercantiles y fiscales.
  • Estructura económica de la empresa: entorno, mercado, objeto de la actividad y competencia.
  • Plan de marketing.
  • Planificación de las ventas: estimaciones, sistemas de ventas y políticas de pagos y cobros.
  • Gestión de recursos humanos: selección, formación, coordinación y políticas salariales.
  • Estructura financiera y contable: valoración de inversiones y proyectos, gestión de flujos de caja, gestión de capital social y pasivos.

Un error frecuente a la hora de definir el plan de negocios es confundirlo con el plan de marketing, pero este es solo uno aspectos del plan de negocio. Básicamente, el plan negocios es el global del documento de planificación de la empresa sobre su funcionamiento en un periodo de tiempo o en un trabajo o servicio determinado, mientras que el plan de marketing es una de las partes que componen el total, o plan de negocios. Mientras que el plan de negocios muestra una visión más amplia o general, el de marketing se centra en las estrategias y esfuerzos para generar ventas e ingresos.