Capitalización baja (small caps)

Las empresas de baja capitalización o small caps son aquellas compañías cotizadas en los mercados financieros que se caracterizan por tener una baja capitalización bursátil.

El límite numérico para poder clasificar a una compañía como small cap puede variar entre distintas fuentes de información. Pero podríamos decir, que de manera general, sería el intervalo entre 300 millones y 2.000 millones de dólares. Por lo tanto, cualquier compañía cuya capitalización bursátil se encuentre dentro de ese rango podría catalogarse como small cap.

Los otros tipos de empresa según tamaño son las de mediana y alta capitalización.

Ventajas de invertir en small caps

Se podrían destacar dos ventajas que tienen las cap bajas en relación a empresas de mayor tamaño:

  • Alto potencial de crecimiento: Al ser empresas con tamaño reducido, su capacidad para crecer más rápido es mayor a otras con superior tamaño. Es decir, tienen una mayor capacidad para hacer que las ventas o los beneficios crezcan a unas tasas mucho mayores que otras de mayor tamaño. Lo que significa que, invirtiendo en ellas, podemos obtener unos mayores retornos que haciéndolo en empresas de elevada capitalización. De hecho históricamente, los índices bursátiles de small cap han tenido rentabilidades medias superiores que a los de gran capitalización.
  • Poca cobertura de los analistas financieros: Normalmente este tipo de compañías son menos estudiadas o seguidas que las de mayor tamaño por parte de los inversores. Al estar menos seguidas por los analistas, hay una mayor probabilidad de encontrar empresas infravaloradas. Esto da a los inversores gran oportunidad de beneficio invirtiendo en ellas.

Desventajas de invertir en small caps

También podríamos destacar dos desventajas que nos encontramos al invertir en empresas de baja capitalización:

  • Elevado riego: El invertir en pequeñas compañías conlleva asumir un mayor riesgo y eso se traduce en mayor volatilidad en el mercado. Estas compañías suelen tener una pequeña base de clientes y/o las expectativas sobre su futuro son inciertas. Por tanto, pueden no tener un volumen de ventas o ingresos estables, lo que hace que sean más arriesgadas. Y este riesgo se traduce en una mayor volatilidad en comparación con otras compañías más estables.
  • Escasez de información: Al estar menos seguidas por el mercado, el inversor dispondrá de menos información e informes para valorar una compañía. Es decir, el inversor no dispondrá de tantas noticias relevantes, como si ocurre con las de elevada capitalización. Esto implica que se deberá realizar un mayor proceso de investigación para encontrar eventos que puedan afectar al precio.

¿Cómo invertir en small cap?

Existe una gran variedad de índices bursátiles construidos por compañías smalls cap. Por lo que bastaría encontrar algún fondo de inversión que invierta en este tipo de empresa. A modo de ejemplo, el Russell 2000 index, es uno de los más conocidos. Este índice está compuesto por 2000 smalls cap americanas y sirve de gran referencia en los fondos de inversión que invierten en small cap.

Por lo cual, si no queremos invertir directamente en compañías smalls cap, podríamos hacerlo a través de estos fondos de inversión.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario