Ejercicio económico

Se conoce como ejercicio económico al periodo de tiempo que las empresas establecen para poner en marcha su vida económica y comercial, habitualmente a lo largo de 365 días.

La fijación de un inicio y final de ejercicio económico sirve a las sociedades mercantiles y a otros tipos de organización para establecer medidas y comparaciones entre sus diversos puntos de control. En otras palabras, permite llevar orden y control de las variables económicas o empresariales con las que trabajan.

En cada ejercicio económico se aplican aquellas estrategias o políticas empresariales que cada compañía ha decidido poner en funcionamiento previamente. Desde ese punto de vista, la existencia de distintos periodos de ejercicio económico sirve para valorar la vida y el funcionamiento de la empresa a lo largo del tiempo; es decir, su evolución.

Cada sociedad debe establecer libremente el inicio y el final de su ejercicio económico, cambiando únicamente este tras la correspondiente comunicación a los poderes tributarios de su respectivo país.

Localización en el calendario del ejercicio económico

En la mayoría de países del mundo, incluida España, el ejercicio económico se desarrolla desde el 1 de enero hasta el día 31 de diciembre. Sin embargo, atendiendo a la naturaleza de la empresa el año comprendido por el ejercicio económico puede no coincidir con el año natural.

En la fecha final del ejercicio económico las empresas fijan el momento del año para calcular el resultado contable del año. De este modo, se lleva a cabo la consiguiente regularización de todas las cuentas de gastos e ingresos de la empresa.

Del mismo modo, a la finalización del ejercicio económico las compañías suelen desarrollar el balance de situación para estudiar su momento desde el punto de vista económico y estratégico, así como los resultados del ejercicio a finalizar.

Desde el punto de vista contable, es importante señalar que cada ejercicio económico supone apertura y cierre de los libros de contabilidad, además de las respectivas acciones propias de la actividad contable de la empresa e implícitas en el cambio de ejercicios.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario