Mercado gris

El mercado gris es un concepto económico empleado para denominar a la compra y venta de bienes y servicios a través de un canal de distribución no permitido o autorizado por el productor de los mismos.

Una de las prácticas comerciales más habituales y que caracterizan al mercado gris es la compra por parte de empresas en países donde un producto en cuestión original (no se tienen en cuenta imitaciones ilegales) es más barato para posteriormente venderlo en el propio para obtener con la operación un margen de beneficio, posterior a la correspondiente acción de importación legal del producto.

La venta en el país propio regularmente se efectúa a un precio menor al existente en los canales de distribución autorizados u oficiales. Su denominación proviene del inglés (grey market), aunque también es corriente conocer este concepto como mercado paralelo. Desde el punto de vista formal a menudo se relacionan las actividades en el mercado gris con las del arbitraje.

Las marcas originales que ponen en producción los productos susceptibles de ser comprados y vendidos mediante estas prácticas grises a menudo suelen desentenderse de dichas operaciones impidiendo el disfrute por parte del consumidor final de ventajas o garantías. De este modo invitan a estos a acceder a sus productos por medio de los canales autorizados favoreciendo a diversas empresas que puedan gozar de exclusividad para dichos productos o incluso a sus propios establecimientos oficiales.

Los sectores más significativos en este ámbito son el tecnológico y el de las telecomunicaciones, empujados por el fugaz avance y desarrollo de los dispositivos móviles y su expanción a todo tipo de público. Alternativamente, la proliferación de grandes tiendas online como Ebay, Amazon o Aliexpress ha favorecido la expansión de este tipo de operaciones a nivel internacional.

Diferencia entre mercado gris y mercado negro

Mientras que las transacciones dentro del mercado negro son consideradas conceptualmente como ilegales y no permitidas en cualquier país del mundo, las desarrolladas dentro del mercado gris a menudo son criticadas o calificadas incluso como fuente de competencia desleal frente a terceros, aunque no sean ilegales comercialmente.

En ese caso, estaríamos hablando de comercio con bienes y servicios a menudo corrientes y de uso poco restringido. En el caso de productos nocivos para la salud, prohibidos o directamente prohibidos por la legislación de un territorio nos encontraríamos en el citado mercado negro.

Mercado gris en un entorno financiero

Otra acepción de este concepto económico es la aplicada en el ámbito financiero. Se aplica a aquellos mercados financieros donde se desarrollan operaciones de compra y venta de productos financieros como acciones (generalmente) fuera de periodos oficiales de oferta. Lo más frecuente es que los intermediarios en las mismas sean propios de entidades financieras y que no puedan tener acceso otros procedentes del exterior.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario