Unidad de cuenta

Una unidad de cuenta es una medida estándar ampliamente aceptada para expresar el precio de los bienes o servicios, deudas y otras magnitudes económicas.

Una unidad de cuenta es una medida acordada entre los agentes para expresar el valor los bienes, servicios, activos, transacciones, etc. Se trata de una unidad numérica que permite reflejar distintos niveles (más o menos) y hacer operaciones (resta, suma, multiplicación, etc.).

Uso de unidad de cuenta

Tener una unidad definida es útil para facilitar las comparaciones de valor y tomar decisiones económicas. Así por ejemplo, se nos hace más simple acceder a la información de los cambios en los precios relativos de los bienes, el costo de endeudamiento, rentabilidad de inversión, etc.

Además, facilita las transacciones y la negociación al permitir que dos partes tengan en cuenta la información en una misma unidad.

Qué se utiliza como unidad de medida

Usualmente la moneda de curso legal en un país se utiliza como unidad de medida en los límites de su territorio. No obstante, la moneda no tiene que necesariamente cumplir esta función. Es sabido que en el pasado se han utilizado otros bienes como unidad de cuenta tales como: gramos de oro, semillas de cacao, etc. Asimismo hoy en día contamos con las monedas de distintos países y también criptomonedas que son utilizadas como unidad de cuenta en diversas transacciones.

El dinero y la unidad de cuenta

Una de las funciones del dinero es servir como unidad de cuenta. Este hecho ha servido para algunos como una justificación a la existencia de un monopolio en la emisión de dinero por parte del Banco Central.

No obstante lo anterior debemos tener presente que la función de unidad de medida no es exclusiva del dinero emitido por el Banco Central ni siquiera del dinero en general. Diversos tipos de bienes pueden servir como unidad de cuenta y pueden coexistir distintos tipos de monedas que cumplan la misma función.

Cuando tenemos distintas unidades se puede hacer un poco más trabajoso hacer comparaciones pero el costo de reduce cuando tenemos acceso a la información de los ratios de cambio entre las distintas unidades y existen mecanismos para poder cambiar una unidad por otra. De hecho, actualmente coexisten varios tipos de monedas que se utilizan como unidad de cuenta.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario