Madrid de noche

España no ha destacado nunca por su alta productividad laboral, puesto que se caracteriza por tener una jornada laboral bastante larga siendo esas horas no muy fructíferas y por ello hace que sea uno de los países europeos que más trabaja para producir lo mismo.

Los españoles rinden menos en el trabajo y pasan más horas en el trabajo que sus vecinos europeos. En concreto, España es el tercer país con la jornada laboral más extensa. Esto hace que España sea conocida por su baja productividad laboral. Pero, ¿cuáles son los motivos de esta baja productividad laboral?

Uno de los principales motivos es la creencia de los empresarios españoles de que más significa mejor, es decir, cuántas más horas está el trabajador en su puesto de trabajo, mejores resultados se obtendrán y más productividad habrá en la empresa. Sin embargo, la cruda realidad dice todo lo contrario.  Según un estudio realizado por OBS Business School el 55 % del tiempo laboral de los empleados españoles es improductivo.  Esta creencia de los empresarios afecta a la motivación y a la seguridad de sus empleados, puesto que muchos de estos empleados pasan más tiempo en su trabajo por miedo a perder el empleo .

Respecto a la motivación, es otro factor clave dentro de las empresas, puesto que deben sentirse valorados por su trabajo realizado para así seguir trabajando por un fin común y por consiguiente que aumente su rendimiento dentro de la empresa. El capital humano es clave en la organización y si no están motivados, esto afectará en la productividad.

La caída de las inversiones a las empresas también afecta a la productividad, de manera que las compañías españolas ven limitado sus presupuestos para poder adquirir nuevas tecnologías y que el trabajador pueda disponer de ellas para incrementar la producción.

¿Cómo solucionar el bajo rendimiento de las empresas españolas?

Una de las tareas pendientes del futuro Gobierno, es mejorar la productividad de las empresas españolas y ofrecer una mejor conciliación laboral, para ello proponemos una serie de propuestas:

  • La primera medida que se debería llevar a cabo es un cambio efectivo en la reducción de la jornada laboral real, evitando que el trabajador sienta que su vida privada está siendo invadida por el trabajo. De esta forma el trabajador obtendrá una conciliación de la vida laboral, familiar y personal.
  • A raíz de la primera solución, habría que hacer un cambio profundo en la mentalidad de los empresarios, de no por estar más horas el trabajo es mejor, y a través de esta propuesta evitar que los trabajadores pasen más horas en su trabajo por miedo a perder el empleo.
  • Integración trabajador – empresa. A través de reuniones, organización del equipo y la puesta en común de ideas y propuestas, aumentará la implicación del trabajador por la organización.
  • Inversiones. Las empresas españolas necesitan más inversiones en I+D+i.
  • Cuidar el capital humano. Esto se traduce en fomentar la creatividad y motivación del trabajador.