Los consejeros dominicales e independientes corresponden a dos tipos de consejeros externos que pertenecen al consejo de administración de una empresa o sociedad.

Los consejeros dominicales e independientes forman parte de los consejeros externos del consejo de administración de una empresa o sociedad. Este último, es el órgano de gobierno de la empresa y tiene la misión de gestionarla y representarla de la mejor forma posible.

El consejo de administración cuenta con dos tipos de consejeros: internos y externos. Los internos tienen carácter ejecutivo y mantienen una relación contractual con la empresa. Los externos en tanto no tienen funciones ejecutivas y fiscalizan lo que hacen los directivos desde el exterior.

Descripción de los consejeros externos

Existen dos tipos de consejeros externos:

  1. Consejeros dominicales: se trata de individuos que tienen parte de la propiedad de la empresa o representan a otros que la tienen. Pueden influir por sí solos o en acuerdos con otros en el control de la sociedad. Su misión es velar porque la empresa esté bien gestionada y los recursos invertidos en ella tengan rentabilidad.
  2. Consejeros independientes: son individuos que no tienen relación laboral ni de propiedad con la sociedad. Usualmente se trata de personas con experiencia y conocimiento en el sector donde compite la empresa o en la administración de empresas en general. Su misión es ofrecer recomendaciones desde un punto de vista  objetivo e informado. En algunas ocasiones también pueden intentar influir positivamente en negociaciones con otras empresas o autoridades.

Consejeros externos y tamaño de la empresa

La existencia de consejeros externos, tanto dominicales como independientes depende mucho del tamaño de la empresa. Usualmente no los encontramos en pequeñas empresas, pero si en las de mayor tamaño e influencia en el mercado.