El consumer to business (C2B), que significa de consumidor a negocio, es un modelo de negocio en el que el consumidor fija las condiciones de esa transacción, el cliente propone y colabora en ese servicio o producto determinado, en lugar de hacerlo en una oferta específica.  

Este tipo de modelos es propio de sectores como el ocio y el turismo. Por ejemplo: un cliente online puede ofertar desde un precio para un billete de avión con un trayecto determinado hasta lo que está dispuesto a pagar por una noche de hotel en una ciudad concreta. Tras esa propuesta realizada por el consumidor son las distintas líneas aéreas y hoteleras las que pueden optar por aceptar o no las condiciones del usuario.

El modelo consumer to business evolucionó de manera notable a partir del crecimiento de los medios más populares utilizados por el consumidor, tales como sitios web, blogs, podcasts, videos y redes sociales.

Existen otros tipos de transacción como el business to business (B2B), el business to consumer (B2C) y el consumer to consumer (C2C).

Características del modelo consumer to business (C2B)

Estas son algunas de las más destacadas:

  • Mayor interacción por parte del consumidor.
  • Aumenta la bidireccionalidad entre la empresa y el cliente.
  • Consumo colaborativo en los servicios y productos que genera la empresa.
  • Segmentación más específica del consumidor final.
  • La reciprocidad es mayor entre la empresa y el cliente.

Ejemplos del modelo consumer to business

Estos son algunos ejemplos destacados sobre este modelo.

  1. El comercio electrónico C2B  está relacionado con el concepto “name your price” patentado por Priceline.  En EE.UU. Jay Walker, fundador de esta empresa, pensó que podría ser interesante realizar subastas inversas de billetes de avión o noches de hotel; servicios perecederos que si no son consumidos un día concreto, pierden su valor y no se pueden guardar para otras ocasiones.
  2. Otro ejemplo es Agropool que ofrece a los productores rurales unirse en la compra de determinados productos, materias primas y combustibles con el objetivo de ir consiguiendo reducciones de precios a medida que aumentan el volumen del producto a adquirir.