Los dos conceptos se refieren a un documento que tiene el objetivo de informarnos sobre el coste de un bien o servicio. Por tanto, son los proveedores de bienes y servicios quienes nos facilitan estos documentos. La principales diferencias entre factura y recibo se encuentran en el momento en el que el proveedor los da al consumidor y en su finalidad; la factura tiene carácter impositivo, pero el recibo no. Para entenderlo mejor vamos a verlos por separado.

Se nos facilitará un recibo siempre después de realizar una compra, como comprobante del pago realizado. En este documento podrá aparecer una serie de datos como el precio del bien o servicio, la fecha y la descripción del producto que hemos comprado, los impuestos a pagar y gastos de envío, si procede. Es un justificante de esa compra.

Por otro parte, la factura, es un documento algo más complejo porque tiene una finalidad tributaria, no solo informativa. Su función es la de justificar que se ha realizado esa operación comercial, para después pagar unos impuestos, sirve como comprobante del cobro de impuestos. Al contrario que el recibo, normalmente se emite antes de realizar el pago. En una factura podemos encontrar datos como el número de factura, fecha, información del proveedor, etc.

Pueden utilizarse las facturas para hacer seguimientos de pagos, y los recibos para registrar los pagos, ya que como se ha explicado, el recibo se emite después del pago y la factura antes.

Normalmente, un recibo no trae desglosado los impuestos de cada producto, sin embargo, en la factura viene detallado el tipo de impuesto para cada producto adquirido.

Ejemplo para diferenciar entre factura y recibo

Si vamos a comprar al supermercado, al pagar nuestros productos, el cajero nos dará un comprobante de compra, lo que hemos llamado recibo. Sin embargo, si realizamos una reforma en casa, antes de pagar, los albañiles nos facilitarán una factura para informarnos del precio del servicio. Después de esas transacciones, solo los albañiles, al haber emitido una factura podrán justificar que han cobrado esos impuestos, el recibo, en cambio es más bien informativo, que podría servir para devolver en producto.