Una economía cerrada es aquella que no realiza ningún intercambio con otros países. Es decir, es una economía que no interactúa con el resto del mundo y sólo consume lo que produce internamente.

En una economía cerrada no se realizan ni importaciones ni exportaciones. Todo lo que se consume debe ser producido internamente. Tampoco existen inversiones extranjeras ni empresas internacionales ya que estas no pueden coordinar sus actividades con otras empresas fuera del país.

Implicaciones de la economía cerrada

En una economía cerrada los flujos externos son cero por lo que se cumplen las siguientes identidades:

La primera identidad nos indica que lo que consume tanto por los agentes privados como por el gobierno, junto con los recursos que se destinan a la inversión, vienen de la producción interna.

La segunda identidad nos dice que la inversión debe ser necesariamente financiada con recursos internos (privados y/o públicos).

Ventajas de la economía cerrada

Existen muy pocas ventajas de este modelo, sólo una protección artificial a los productores internos, la identidad cultural y el patrimonio.

Desventajas de la economía cerrada

  • Poca variedad y disponibilidad de productos o servicios: los habitantes deben resignarse a consumir sólo los productos y servicios que se producen dentro del país. No existe acceso a la extensa variedad de producción internacional que existe en el mundo la que perfectamente podria complementar o mejorar la oferta local.
  • Poca presión competitiva: al no existir competencia de empresas externas, los productores nacionales se pueden volver ineficientes, abusar de su posición de dominio y crear monopolios que perjudican al consumidor.
  • Limitación de la inversión: al no poder acceder a recursos externos, la inversión se ve limitada lo que reduce la capacidad de crecimiento.
  • Bajo acceso a nuevas tecnologías e ideas: al no intercambiar con el exterior, se pierde la oportunidad de acceder a mejores tecnologías y nuevas ideas que impulsen el crecimiento del país.