El punto muerto determina el número de unidades producidas para el cual se igualan los ingresos y los costes totales. También se conoce como punto de equilibrio o umbral de rentabilidad.

Produciendo un nivel de unidades superior al del punto muerto se obtendrán beneficios, mientras que si se produce una cantidad de unidades inferior al punto muerto se incurrirá en pérdidas.

punto-muerto-umbral-de-rentabilidad

Para poder realizar un análisis basado en el cálculo del punto muerto se deben cumplir estas dos condiciones:

  1. El coste variable unitario debe permanecer constante para cualquier nivel de producción.
  2. Estamos ante un mercado de competencia perfecta, por lo que todas las unidades se podrán vender a ese precio.

¿Cómo se calcula el punto muerto o umbral de rentabilidad?

El cálculo del punto muerto corresponde al llamado “Direct Costing” o Modelo de los Costes Directos en Contabilidad de Costes. Se enmarca en el Modelo de los Costes Directos puesto que este método clasifica los costes en fijos y variables.

P= Precio unitario

Q= Volumen de venta (en unidades físicas)

CF= Costes fijos totales

CVU= Coste Variable Unitario

Q=CF/ (P-CVU)

Ejemplo de cálculo del punto muerto o umbral de rentabilidad

Una empresa tiene unos costes fijos de 30.000 unidades monetarias, mientras que el precio de venta es de 15 unidades monetarias. Por otra parte, se estima que sus costes variables unitarios son de 6 unidades monetarias. ¿Cuál será el punto muerto de la empresa?

Q=CF/ (P-CVU)= 30.000/(15-6)= 3.333 unidades físicas.

Si la empresa vende una cantidad superior a las 3.333 unidades físicas obtendrá beneficio, si por el contrario vende por debajo, incurrirá en pérdidas.

Ventajas del punto muerto

  • Proporciona información sobre los riesgos que pueden provocar las variaciones en el nivel de producción.
  • Ofrece una visión clara de las consecuencias del incremento de los costes fijos.
  • Permite determinar la variación de los beneficios ante modificaciones de precios y costes.

Limitaciones del punto muerto

  • La producción y las ventas no se producen de manera simultánea. El retraso de en la producción tiene consecuencias en el nivel de existencias.
  • La cantidad de productos vendidos no suele ser independiente del precio de venta.
  • En situaciones de plena capacidad, los costes variables pueden variar en mayor proporción que el aumento de la producción.
  • Para clasificar los costes como fijos o variables se deberá tener en cuenta el periodo de tiempo considerado.
  • Si la gama de producción  es extensa, los costes fijos no tienen por qué continuar estables y pueden incrementarse.
  • En situaciones de producción diversificada, el punto de equilibrio puede cambiar por distintas razones: el tipo de cliente, los canales de distribución o las áreas geográficas.
  • Si los datos históricos que se utilizan no son estables, puede dar lugar a conclusiones equivocadas.
  • No se tiene en consideración los riesgos al realizar previsiones de futuro.
  • Se trata de un análisis que únicamente es apto para el corto plazo.