El superávit comercial es la diferencia positiva entre lo que un país vende al exterior (exportaciones) y lo que ese mismo país compra a otros países (importaciones).

Es considerado uno de los indicador más importantes en relación al comercio exterior y relación económica con el exterior. Se produce superávit cuando un país exporta más bienes y servicios al extranjero de los que compra al exterior, es simplemente la diferencia entre lo que se vende a fuera y lo que se compra, en el conjunto de un país. Es lo contrario al déficit comercial, que se produce cuando un país compra más de lo que vende en el exterior.

Superávit comercial = Exportaciones – Importaciones

Existe superávit cuando las importaciones son mayores a las exportaciones

Exportaciones > Importaciones

Generalmente se considera algo positivo, ya que cuando hay superávit significa que la balanza por cuenta corriente es positiva y el país es capaz de abastecerse y además vender al extranjero lo que le permite tener un mayor equilibrio macroeconómico.

Conviene distinguirlo del superávit exterior, que proviene de la balanza de pagos en vez de la comercial, es decir, cuando los ingresos provenientes de otros países son mayores a los gastos incurridos con estos mismos países, incluyendo la diferencia entre importaciones y exportaciones (comercial), la diferencia de capital y la diferencia financiera o de transferencias.

A su vez el superávit comercial se puede dividir en:

  • Superávit de la balanza comercial
  • Superávit dela balanza de servicios
  • Superávit de la balanza de transferencias

¿Cómo llega un país al superávit comercial?

Los condicionantes que hacen a un país comprar más o menos y vender más o menos al exterior, son varios, por ejemplo, el tipo de cambio que hagan de un mismo producto o servicio más competitivo, la capacidad de producción y poder de compra, productividad, gustos de los consumidore, etc.

Por ejemplo, cuando el tipo de cambio es favorable a un país y en contra de otro, es decir, se ha depreciado la moneda de nuestro país o apreciado la extranjera, incita a adquirir productos de nuestro país porque los productos y servicios van a resultar más baratos con respecto a ese país extranjero, lo que puede tener incidencia en las divisas y reservas de un país.

Por otro lado, cuando un país es muy exportador, su moneda tiende a apreciarse con respecto a otras, debido a que si queremos comprar en ese país, debemos de adquirir esa moneda, mientras que al desprenderse de otra moneda para el cambio ésta pierde valor. De la misma forma, cuando una moneda empieza a perder valor es potencialmente posible que se comience a comprar en ese país, por ser más barato, siempre y cuando cuente con la capacidad y producción deseada.