Actividad extractiva

Una actividad extractiva es aquella que consiste en la obtención de recursos naturales localizados en el suelo, subsuelo o aguas marinas o continentales. Los productos recolectados luego son comercializados, sin pasar por un proceso de transformación.

Dentro de esta categoría de actividad económica, encontramos la pesca, la minería, la tala de madera y la explotación de hidrocarburos (gas y petróleo).

Características de las actividades extractivas

Entre las características de las actividades extractivas destacan:

  • Los bienes vendidos no tienen valor agregado. Al pasar por un proceso, en otras industrias, su precio se eleva. Por ejemplo, en el caso de los minerales, al convertirlos en joyas, incrementa su precio.
  • Muchas de estas actividades producen materias primas, como todos los metales y el petróleo. Esto quiere decir que están sujetos a un precio fijado en los mercados financieros internacionales.
  • Son negocios que, si se desarrollan indiscriminadamente, pueden acabar con ciertos recursos naturales. En el caso de la pesca, por ejemplo, deberán establecerse límites a la extracción en los periodos de reproducción de determinadas especies. Solo de esa forma, se evita su extinción.
  • Estas actividades existen desde los inicios de la civilización, siendo los métodos utilizados los que han ido desarrollándose para aumentar la productividad.
  • Presentan una fuerte dependencia de las condiciones del medio ambiente. Por ejemplo, en el caso de la pesca, puede ser afectada por cambios en la temperatura del mar que disminuyan la población de ciertas especies.

Subcategorías de las actividades extractivas

Dentro de las principales actividades extractivas podemos distinguir subcategorías.

Por un lado, en el caso de la pesca, hay tres tipos:

  • De autoconsumo: Su objetivo es la alimentación de un determinado grupo, por ejemplo, un pequeño pueblo con un puerto. Sus volúmenes de comercialización son reducidos.
  • Artesanal: Emplea embarcaciones pequeñas y herramientas rudimentarias. Se realizan extracciones a pequeña escala destinadas al consumo humano.
  • Industrial: Utiliza grandes barcos y métodos más avanzados. Una parte de lo capturado, de algunas especies como la anchoveta y la sardina, se vende a la industria de harina y aceite de pescado.

Por otro lado, la minería se puede clasificar en dos:

  • Minería a cielo abierto: Se desarrolla en la superficie del terreno. Consiste en la excavación de cráteres que permiten remover todo el suelo que recubre el yacimiento del mineral. Es una actividad de alto impacto ambiental.
  • Minería subterránea: La materia prima se extrae desde el subsuelo hacia la superficie construyendo galerías y pozos.

Otra acepción de actividad extractiva

Otra acepción de actividad extractiva es aquella fase de la pesca que tiene como fin la obtención de los recursos hidrobiológicos. Esto puede realizarse mediante diferentes métodos, como la captura con redes.

Dicha actividad, además, puede desarrollarse en mares, ríos o lagos. Al culminar, se procede con la distribución o venta directa del producto al consumidor final o a otra industria que lo vaya a utilizar como insumo.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario