Banca telefónica

La banca telefónica es el servicio, considerado parte de la banca electrónica, que permite a los clientes de una entidad financiera realizar operaciones de manera remota y en tiempo real. Ello, mediante llamadas o mensajes de texto desde su celular o teléfono fijo.

El objetivo es que los usuarios no necesiten desplazarse a la agencia del banco para verificar su saldo, transferir dinero, solicitar un préstamo, entre otras transacciones.

La banca telefónica comenzó en España a mediados de 1983 con el Banco Directo, que entonces era filial de Argentaria. Luego, continuó su expansión en 1995 con el Banco Español de Crédito (Banesto) y del Banco Central Hispano (BCH). En sus inicios, solo servía para consultas sencillas.

Atención a la banca telefónica

Para solicitar atención en la banca telefónica, el cliente debe primero marcar el número indicado por su entidad financiera.

Luego, normalmente se accede a un sistema de respuesta automática. Aquí, el usuario debe digitar o indicar con su voz la opción deseada.

Dependiendo de la operación a realizar, el individuo puede ser derivado a un agente de servicios que le brinde una atención personalizada. Esto último no sucede, por ejemplo, si solo desea consultar el saldo en su cuenta bancaria.

Sin embargo, para presentar una queja, por ejemplo, el cliente necesariamente tendría que hablar vía telefónica con otra persona. De esa forma, se intentaría resolver el incidente lo más rápido posible. Dicha comunicación, además, usualmente es grabada por la entidad financiera.

Ventajas y desventajas de la banca telefónica:

Entre las ventajas de la banca telefónica destacan:

  • Permite ahorrar tiempo y costes de traslado.
  • Es importante ante emergencias, como el robo de la tarjeta de crédito, que deben ser reportadas de inmediato.
  • Se evita el peligro de robo o pérdida de efectivo.

Sin embargo, existen algunas desventajas:

  • Puede ser que la atención no se brinde mediante una línea gratuita.
  • Hay servicios no accesibles desde el teléfono, por ejemplo, el retiro de efectivo.
  • En algunos casos, el tiempo de espera puede ser muy largo, por lo que se vuelve un servicio poco práctico.
  • Dependiendo de la institución financiera, la banca telefónica puede estar disponible solo en horario de oficina y no las 24 horas del día, como sí funciona la banca online.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario