Contingencias cubiertas por un plan de pensiones

Lectura: 3 min


Las contingencias cubiertas por un plan de pensiones son los motivos por los que una persona puede acceder al cobro de una prestación al jubilarse proveniente de dicho plan.

La principal contingencia que activa un plan de pensiones es que el contratante pase a retiro al alcanzar cierta edad. Sin embargo, existen circunstancias excepcionales que impiden a la persona seguir trabajando, como un accidente que produce invalidez. En esos casos, también puede solicitarse una pensión.

Cabe explicar que un plan de pensiones es un vehículo de inversión por el cual se realizan aportes regulares a un gestor (público o privado). Así, en el largo plazo dichos ahorros crecerán y podrá retribuir un ingreso a su propietario durante su vejez.

En cada país la normativa respecto al sistema de pensiones es distinta. En el caso español, por ejemplo, existe la Seguridad Social que es estatal. Sin embargo, la persona puede contratar adicionalmente un plan de pensiones privado. De esa forma, complementa su jubilación para hacer frente a los gastos de la tercera edad.

Principales contingencias cubiertas por un plan de pensiones

Las principales contingencias cubiertas por un plan de pensiones son:

  • Jubilación: Cuando el individuo llega a la edad de retiro establecida por la ley, accede al reconocimiento de una prestación. Dicha remuneración se paga regularmente, de manera vitalicia o hasta que se acaben los fondos del trabajador. Esto depende de cómo funcione el sistema previsional del país.
  • Jubilación anticipada: El aportante tiene usualmente la opción de retirarse algunos años antes de la edad legal. Sin embargo, debe cumplir con ciertas condiciones, como alcanzar un determinado nivel de ahorros en su fondo previsional.
  • Incapacidad: Si la persona está imposibilitada permanentemente de ejercer su profesión habitual o, en general, cualquier trabajo. Entonces, puede solicitar una remuneración periódica que dependerá de su plan de pensiones.
  • Fallecimiento: En este caso, son los beneficiarios los que solicitan una prestación. Puede tratarse de la familia directa del aportante o de la persona se haya designado en tal caso.
  • Dependencia severa o gran dependencia: Es cuando el contratante ha perdido parte importante de sus capacidades físicas y mentales. Esto, a consecuencia de la edad o de una condición de salud. Así, el individuo ya no puede seguir trabajando y requiere de ayuda de terceros para desarrollar sus actividades diarias. Por ese motivo, se reconoce una pensión que recibirá el discapacitado o, en algunos casos, su apoderado.

Contingencias extraordinarias cubiertas por un plan de pensiones

Las contingencias extraordinarias cubiertas por un plan de pensiones son:

  • Desempleo de larga duración: La persona viene un largo periodo sin percibir ingresos. Entonces, existe la opción de acceder a una prestación cumpliendo ciertos requisitos. En España, por ejemplo, el solicitante debe haber permanecido en paro por más de doce meses continuos. Además, no puede tener derecho a la Seguridad Social y es necesario que esté inscrito en el servicio público de búsqueda de empleo.
  • Enfermedad grave: El titular del plan, o alguien que depende directamente de él(o ella), sufre una dolencia severa que le impide desarrollar sus actividad laboral habitual, de manera temporal o permanente. Frente a esa situación, es factible solicitar una paga bajo ciertas condiciones. Una de ellas en España, por ejemplo, es que el afectado esté impedido de trabajar por más de tres meses.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario