Mercado eficiente

Un mercado eficiente es aquel en el que los precios de los activos que en el cotizan reflejan en todo momento la información disponible en el mercado.

Los precios de los activos financieros reaccionan fuertemente a la información. A la llegada de esta, los distintos agentes la analizan y la usan para tomar decisiones. Por lo que esta se va incorporando al precio a medida que llega.

Por lo tanto, a mayor información en el mercado, mayor eficiencia de los precios y mayor reflejo del valor fundamental de los activos. De esta manera un mercado eficiente se puede considerar como un mercado en el que los activos cotizan a su precio justo y este además refleje realmente en todo momento su valor real.

Todo sea dicho, no todos los mercados son eficientes, de hecho, es difícil que un mercado sea completamente eficiente. Por eso, para todos aquellos que deseen ampliar información al respecto, ofrecemos un enlace en el que se encuentran definidos los distintos grados de eficiencia del mercado.

Características de un mercado eficiente

Para que un mercado sea eficiente tienen que cumplirse las siguientes premisas:

  • La información ha de estar disponible para todos los públicos.
  • El acceso a la información no tiene coste alguno.
  • Los precios se han de ajustar rápidamente a la llegada de nueva información.
  • Debe existir un alto número de participantes en el mercado que actúen en base a los flujos de información que llegan al mercado.

Ejemplo de mercado eficiente

Imaginemos el mercado del trigo. En este existen 100 compradores/vendedores. Existen 2 tipos de información. Una de acceso libre y gratuito y otra de pago. A esta última solo pueden acceder 10 de los 100 y supone un coste de 10$/agente. El tiempo que transcurre entre que los agentes reciben la información, cursan sus transacciones y se ejecutan, es de 3 días. El precio del kilo de trigo es de 100$.

A principios de año llegan al mercado informaciones sobre mal tiempo y  malas cosechas en determinados campos de trigo. Los agentes reaccionan a la información vendiendo trigo. Este pasa a cotizar a 90$. Sin embargo, los 10 agentes con acceso a información clasificada reciben más y mejor información. Se enteran de que existe una variedad de trigo que se está cultivando en áreas geográficas de alta productividad y en las que el tiempo es favorable. Debido a ello los 10 agentes actúan en forma contraria y comprarían grandes cantidades de trigo. La fuerza compradora enviaría señales al mercado que para el resto de agentes serían contradictorias empujando el precio hacia los 105$.

Del ejemplo anterior se desprende que el mercado de trigo comentado, no sería eficiente. En primer lugar, la información no está disponible para todos los agentes. Además, existe un coste para acceder a parte de la información. Finalmente, la información no se incorpora rápido al precio por los plazos necesarios para cursar y ejecutar las transacciones. Por mucha información que llegue al mercado si esta es de difícil acceso y además tiene un coste, este mercado nunca podía ser eficiente.

En conclusión, de lo anterior tendríamos un precio distinto al valor intrínseco del activo. Cabe resaltar que por lo general, esto es lo habitual en los mercados financieros.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario