Orden take profit

Una orden take profit (toma beneficios) es una orden bursátil cuya función es cerrar una operación si el precio del activo subyacente alcanza el valor marcado como objetivo en esa operación.

La orden take profit la fija el inversor propietario de la cuenta de valores. La orden take profit puede ser de compra o venta, según la operación inicial sea una posición corta o una posición larga respectivamente.

Utilidad de la orden take profit

La razón por la que se utiliza el take profit es no dejar que un cambio repentino en el mercado deje sin beneficio al inversor o trader. Por ejemplo, si compramos una acción a 10 euros y queremos vender a 15 euros. Puede que la acción suba a 16 euros un día a una determinada hora y que horas después baje a 13 euros. El precio ha llegado al precio en el que queríamos vender, pero como no hemos estado todo el rato pendientes de la cotización, al final el precio se ha girado. Así pues, con una orden take profit nos podemos permitir no estar pendientes minuto a minuto del precio de un activo.

La orden take profit es la orden inversa a la de stop loss. La orden stop loss limita la pérdida, mientras la orden take profit limita el beneficio. Existen diferentes puntos de vista sobre el uso de take profit. Para algunos traders, el uso del take profit es imprescindible para no ser víctimas de la volatilidad del mercado. Otros, sin embargo, desaconsejan su uso. Ya que un trader debe limitar la pérdida pero nunca debe limitar la ganancia.

Utilización del stop loss dinámico como stop profit

La forma de ilimitar la posible ganancia es utilizar un stop dinámico. Un stop dinámico es una orden stop loss que se va moviendo en favor del precio. Llegando a veces al punto de tener una orden stop loss en beneficios. Denominada, dicho sea de paso, en la jerga financiera como stop profit.

Es importante destacar que los stop dinámicos tienen sentido en estrategias direccionales. O lo que es lo mismo, en operaciones que buscan aprovechar una tendencia. Con estrategias para mercados laterales, el trader solo conseguirá aminorar sus beneficios.

Ejemplo de take profit y stop profit

Supongamos que queremos comprar 10 acciones de Inditex. Lanzamos una orden y las compramos a 29 euros cada uno. Según nuestro análisis de la empresa propiedad de Amancio Ortega, las acciones de Inditex deben valer 35 euros. Así pues, sitúo una orden de take profit (toma de beneficios) en 35 euros. Cuando el precio de Inditex llegue a 35 euros, obtendré un beneficio de 6 euros por acción (35-29).

Como compré 10 acciones (10*6), mi beneficio será de 60 euros. La ventaja de utilizar una orden take profit, es que sabes cual será el beneficio de antemano (en caso de que la operación vaya bien).

Supongamos que cuando el precio llega a 34 euros. Revisamos nuestro análisis, y creemos que el precio se irá a 40 euros por acción. Pero tenemos miedo de que el precio llegue a 39 euros y luego se vuelva en nuestra contra. Así pues lo que haremos será, a medida que el precio vaya subiendo, iremos modificando nuestro stop loss. Imaginemos que la idea evoluciona bien, el precio llega a 37 euros. En ese momento, situaremos un stop profit en 35 euros. Si el precio llega a 40 euros obtendremos más beneficio, pero si baja de 35 euros (nuestra valoración inicial) la operación se cerrará.

Hay muchas estrategias con las ordenes de stop loss, take profit y stop profit. La disciplina que estudia la gestión de este tipo de órdenes se denomina gestión monetaria en el trading. Recordemos, eso sí, que es recomendable utilizar siempre stop loss para limitar las pérdidas.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario