Papel comercial

El papel comercial es un instrumento de financiación a corto plazo usado y emitido por las empresas que se basa en el reconocimiento de un crédito comercial por parte del deudor.

El motivo de la emisión de papel comercial es conceder al deudor un mayor plazo para el pago de la deuda comercial. Por tanto el papel comercial es un instrumento que nace de la actividad comercial y supone un derecho de cobro frente al cliente.

Este instrumento es muy usado por las compañías en la gestión diaria de la empresa dado el beneficio elevado que reporta. Dado que si no ofrecieran el crédito habría clientes que no podrían comprar sus productos. De esta forma se aseguran que los clientes compran retrasando el pago un tiempo y emitiendo un papel comercial como promesa de pago.

¿Qué tipo de ventaja tiene el papel comercial?

El papel comercial puede usarse por los proveedores del crédito comercial para cedérselo a un tercero y obtener liquidez. Por ejemplo, una compañía podría utilizar ese derecho de cobro respecto al cliente para descontarlo en una entidad bancaria. De esta manera, la compañía  realizaría el cobro del crédito de manera anticipada si así lo requiere su tesorería.

En cuanto al deudor, le permite financiarse a corto plazo a un coste bajo e inferior al crédito bancario. Es decir, dado que le permite retrasar el pago de la deuda, el deudor realmente está financiándose a coste cero. Por lo tanto supone una alternativa de financiación más con la que cuentan las empresas para financiar su activo.

¿Tiene alguna desventaja el papel comercial?

El principal problema que surge con el papel comercial es que no asegura que se cumpla el compromiso de pago. Incluso cuando el deudor reconoce la deuda puede incumplir su obligación cuando llegue el vencimiento del papel comercial. Por ello, si el acreedor quiere descontar su pago ante un tercero podría ser algo complicado.

Por lo tanto depende del tipo de documento en el que se refleje, tendrá más garantías cuando se quiera descontar.

Tipos de papel comercial 

Los tipos de papel comercial más conocidos en función del documento en el que se recogen son:

  • Recibo: Es un documento que emite el acreedor detallando las características principales del crédito comercial: importe, plazo, etc. El problema radica en que no aparece el deudor en el mismo y por tanto no se reconoce la deuda. Esto supone que el acreedor cuenta con menos garantías en el caso de que necesite descontarlo ante un tercero.
  • Letra de cambio: Es quizás la clase de papel comercial más usada en el tráfico empresarial.  Es una obligación de pago que se emite por el acreedor contra el deudor y que puede cederse a un tercero. La principal ventaja, en relación al recibo, es que deja la posibilidad de que se firme o se acepte por el deudor. Por lo tanto da una mayor seguridad a la hora de descontarla por el banco.
  • Pagaré: Se diferencia de los dos tipos anteriores en que, en este caso, se emite por el deudor. Es decir, es ahora el deudor el que reconoce la obligación de pago sin tener que esperar a que lo haga el acreedor. El tipo de pagaré más conocido y usado en la práctica es el pagaré bancario. Se caracteriza por incorporar la cuenta corriente objeto del pago y la fecha en que se podrá realizar el cobro.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario